Click acá para ir directamente al contenido

Martes 27 de julio de 2021

Sueños rotos: La atleta Emily Infeld no será parte de los JJ.OO. por culpa de un hombre que la acosó por 3 años

La corredora olímpica de Portland, Estados Unidos, fue acosada por un exatleta desde 2018.

La corredora de larga distancia de Portland, Emily Infeld, no participará en sus segundos JJ.OO, los Juegos Olímpicos de Tokio esta semana por culpa de un acosador.

Según consignó ESPN el sábado pasado, la atleta -que participó por primera vez de una cita olímpica en Río 2016- ha sido perseguida durante tres años por un hostigador peligroso que, incluso, llegó a mudarse a su misma ciudad el año pasado para estar más cerca de ella.

Ante estas acciones, Infeld dejó de entrenarse para escapar y estar tranquila.

El año pasado, la deportista de 31 años recibió un mensaje de Nike, su patrocinador, advirtiéndole que Craig Donnelly, el hombre en cuestión, había alquilado un lugar a 3 kilómetros de su casa: "Y ha publicado en Linkedin que vendría a Portland específicamente para matarte".

Esto provocó que la deportista olímpica huyera a Atlanta. "Trabajé muy duro para convertirme en una buena corredora, pero en un momento singular, sentí como si me estuvieran quitando todo eso", dijo, agregando que "mi vida ya no estaba bajo mi control. Quiero decir, estaba huyendo de mi casa y seguía pensando: '¿Es esto real? ¿De verdad me está pasando esto a mí?'".

De acuerdo al pefil entregado por ESPN, el acosador es un excorredor de larga distancia de 36 años que sufrió un ataque de epilepsia mientras corría en 2016. A raíz del golpe que le originó el ataque, tuvo que recibir una cirugía cerebral de emergencia.

Tras la operación, el acosador de Emily sufrió un cambio de personalidad severo, lo que habría gatillado su obsesión con la corredora en 2018.

Una vez que comenzó a hacerse presente en la vida de Infeld, esta empezó a recibir preocupantes mensajes a través de redes sociales, donde su acosador le hablaba sobre una futura boda entre ellos, además de enviarle encomiendas a su casa.

En 2018, cuando la atleta ya estaba aterrada por la situación, recibió una orden de protección permantente que la mantuvo alejada del sujeto durante casi un año y medio. Sin embargo, en 2020, Craig reapareció en redes sociales, asegurando que fue entrenador de Emily y también su marido.

Tiempo después, en el mismo año, fue cuando Donelly se mudó.

Debido a la mudanza de Emily a Atlanta, Nike la habría presionado para que regresara a Orgen para satisfacer sus requisitos de carrera. "Estaba implícito para mí que si no volvía a la carrera, había una alta probablidad de que me recortaran el sueldo, sin tener en cuenta la pandemia o mi situación", dijo la corredora.

Estas declaraciones fueron desmentidas por Nike, quienes aseguraron que se tomaron "este asunto extremadamente en serio y se puso en seguridad en promer lugar".

La detención de Craig Donelly

El condado de Multnomah acusó a Donnelly de seis cargos de violar la orden de protección. Sin embargo, huyó del estado, por lo que la policía le dijo a Infeld que no podían hacer nada contra el sujeto, ya que estaba fuera de su jurisdicción.

En junio de este año el acosador fue arrestado en Tennessee, donde enfrenta cargos federales de acoso cibernético y violación de la orden de protección.

Infeld le dijo a ESPN que cuando comenzó a compartir su historia de acoso, muchas otras atletas también comenzaron a compartir sus experiencias.

Craig Donnelly

SEGUIR LEYENDO