Click acá para ir directamente al contenido

Viernes 5 de octubre de 2018

Según la ciencia, tomarse vacaciones ayuda a vivir más tiempo

Esto puede ser tan importante como hacer ejercicio o comer sano.

Hace 40 años se publicó un estudio en el Journal of Nutrition, Heath & Aging, donde la Universidad de Helsinki, Finlandia, reclutó a más de 1.200 hombres de negocios de entre 40 y 55 años en 1974 y 1975.

Cada participante corría el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares (los factores de riesgo que incluyen fumar, presión arterial alta, colesterol alto y sobrepeso).

Bueno, los participantes se colocaron al azar en uno de los dos grupos: un grupo de intervención y un grupo de control. Dentro del grupo de intervención, los investigadores aconsejaron a los hombres cada cuatro meses, durante cinco años, hacer ejercicio, comer alimentos saludables, alcanzar y mantener un peso saludable y dejar de fumar. Algunos de los participantes en este grupo también recibieron medicamentos para bajar la presión arterial y los niveles de lípidos.

Por otro lado, los hombres del grupo de control no recibieron consejos de los investigadores, pero se les brindó la atención médica habitual.

Como era de esperar, los hombres en el grupo de intervención redujeron su riesgo de enfermedad cardiovascular en un 46% después de cinco años. Sin embargo, cuando los investigadores siguieron a los participantes 15 años después, encontraron que habían muerto más hombres del grupo de intervención que los del grupo de control.

¿Qué había pasado? Estos hallazgos llevaron a los investigadores a realizar un seguimiento con los participantes nuevamente en 2014, momento en el que examinaron los registros nacionales de defunciones y lo que se había obtenido como "datos de referencia previamente no informados sobre las cantidades de trabajo, sueño y vacaciones".

Los resultados de la investigación mostraron que hasta 2004, el grupo de intervención tenía una tasa de mortalidad más alta que el grupo de control. De 2004 a 2015, las tasas de mortalidad en ambos grupos fueron las mismas.

Después de estudiar los datos de referencia sobre el trabajo, el sueño y las vacaciones, los investigadores observaron una pieza importante de información que podría explicar estos hallazgos: los participantes en el grupo de intervención tenían un riesgo 37% mayor de morir si tomaban tres semanas o menos vacaciones anuales en comparación a quienes tomaron más de tres semanas entre 1974 y 2004.

"En nuestro estudio, los hombres con vacaciones más cortas trabajaron más y dormían menos que los que tomaron vacaciones más largas. Este estilo de vida estresante puede haber anulado cualquier beneficio de la intervención. No piense que tener un estilo de vida saludable compensará el hecho de trabajar demasiado y no tomarse vacaciones. Las vacaciones pueden ser una buena forma de aliviar el estrés", aseguró el profesor Timo Strandberg.

Imagen foto_00000014

 

SEGUIR LEYENDO