Click acá para ir directamente al contenido

Viernes 12 de abril de 2019

Según estudio, una siesta al día alarga la vida

No lo decimos nosotros, lo dice la ciencia.

¿Sabías que dormir siesta puede hacer más por tu salud que darte energía, ponerte de buen humor y hasta quemar grasa? Un estudio que se presentó en un congreso del Colegio Estadounidense de Cardiología descubrió que las personas que tomaban una siesta en mitad del día tenían más probabilidades de experimentar un descenso considerable en su presión sanguínea.

El sueño en mitad del día parece tener la capacidad de reducir la presión sanguínea tanto como otros cambios en el estilo de vida, de acuerdo al autor del estudio, Manolis Kallistratos, cardiólogo del hospital Asklipieio en Voula, Grecia.

Imagen foto_00000015

"Por ejemplo, reducir la sal y el alcohol puede llevar los niveles de presión sanguínea de 3 a 5 mm Hg", explicó Kallistratos. En el estudio, tomar una siesta durante el día se asoció con una reducción de 5 mm Hg en la presión arterial, resultado que se encuentra a la par de otras medidas para disminuirla.

La investigación se basó en los datos de 212 personas cuya presión arterial promedio era de 129,9 mm Hg. El promedio de edad era de 62 años y un poco más de la mitad de los participantes del estudio eran mujeres. Un cuarto de todos ellos fumaba o tenía diabetes, condiciones que aumentan la presión sanguínea.

Los investigadores analizaron y obtuvieron datos de la presión sanguínea (medida de manera consecutiva con ayuda de un aparato que llevaban en el brazo), duración de la siesta (el tiempo promedio era de 49 minutos), hábitos del estilo de vida (consumo de alcohol, café y sal, o nivel de actividad física) y otros datos relevantes.

En sus análisis, los investigadores ajustaron los resultados a aquellos factores que se sabe que ejercen influencia en la presión arterial, como edad, sexo, estilo de vida y medicación. Aún así, el promedio de presión arterial era 5,3 mm Hg menor en las personas que tomaban una siesta en el día que en aquellas que no lo hacían.

Imagen foto_00000016

Es más, incluso se reportó una relación directa entre el tiempo de la siesta y la disminución en la presión sanguínea. Por cada hora de siesta, la presión disminuía 3 mm Hg.

"Obviamente, no queremos estimular a las personas a que duerman sin parar durante el día, pero, por otro lado, no deberían sentirse culpables si pueden tomar una siesta corta, dados los potenciales beneficios. Incluso aunque los dos grupos estaban recibiendo el mismo número de medicamentos y su presión sanguínea estaba bien controlada, hubo un descenso significativo en la presión arterial entre aquellos que dormían en mitad del día, aseguró Kallistratos.

Imagen foto_00000014

Además, como el estudio se realizó en Grecia, se puede especular que la dieta mediterránea juega un papel importante en la presión sanguínea de los participantes. De acuerdo a Kallistratos, más estudios son necesarios para confirmar esta información que, a pesar de sus limitaciones, es prometedora.

Este descubrimiento es importante porque un descenso en la presión sanguínea tan pequeño como 2 mm Hg puede reducir el riesgo de eventos cardiovasculares, como, por ejemplo, ataques al corazón, en un 10%

Imagen foto_00000017

 

 

SEGUIR LEYENDO
Tags Estudios