Click acá para ir directamente al contenido

Jueves 28 de marzo de 2019

Según estudio, los niños que aman a los dinosaurios son más inteligentes

Todos conocemos a niñas y niños que les encanta aprender sobre estos animales.

A casi todos los niños y niñas les gustan los dinosaurios, pero hay algunos que les encantan mucho más que a otros y se nota. Se aprenden sus nombres, quieren leer todo sobre su historia y están tan adentrados en lo que comían, dónde vivían y con quién luchaban, que llega a asombrarnos lo mucho que saben al respecto.

La mayoría de los adultos apenas podemos mencionar a tres de ellos, no sabemos diferenciar los periodos en los que vivieron, con suerte podríamos diferenciar cuáles eran herbívoros y carnívoros.

Por otro lado, los niños que se interesan en este tema pueden dominar hasta 25 tipos de dinosaurios con todo y nombres, los investigadores le llaman "intereses intensos" a los temas que abarcan gran parte de la vida de alguien y la motivación por interesarse en el mismo.

Imagen foto_00000015

De ahí que sus fiestas, los libros que piden, la decoración de su pieza y sus juguetes sean del mismo tema.

Esto ocurre en niños a partir de los 2 años y hasta los 6, y puede extenderse unos años más. Pero coincide con la edad en que los niños juegan más recurriendo a la imaginación y puede ocurrir tanto en niñas como niños, incluso hay niñas que están más obsesionadas con los dinosaurios que los varones.

Imagen foto_00000014

Saber sobre esto hace que los niños se sientan seguros de sí mismos, aumenta su confianza y trae beneficios para su desarrollo cognitivo.

En 2008 se realizó un estudio sobre los intereses sostenidos de los niños y se descubrió que éstos pueden ayudar a los niños a desarrollar mayores conocimientos y la persistencia por ellos les ayudará a tener una mayor retención de información, procesamiento, atención y capacidad de profundizar.

Sirven, en pocas palabras, para que los niños aprendan mejor y sean más listos. Ya que en los estudios, años más tarde se comprobó que los niños obsesionados con los dinosaurios, o con intereses intensos, tienen una inteligencia superior al promedio.

Gracias a que se apropian del tema, se divierten con él, hacen preguntas, encuentran respuestas y lo experimentan, es básicamente el proceso de aprendizaje general y los pequeños son los expertos en lograrlo.

Durante el estudio también se comprobó que los intereses duran pocos años y casualmente terminan cuando los niños entran al colegio, ya que al ver varios temas, no pueden especializarse en sólo una cosa y su mente se diversifica, por lo tanto sus intereses también.

 

SEGUIR LEYENDO