Click acá para ir directamente al contenido

Miércoles 21 de septiembre de 2016

Qué podemos hacer con los niños y su adicción a las pantallas

Cada vez puede ser más común ver a niños con tablets y teléfonos celulares. Si bien esto sirve para calmarlos, puede ser un recurso demasiado perjudicial.

Un día le pedí a mi mamá que cuidara a mi hija de dos años por una tarde. Cuando llegué, ella me dijo que no había sido capaz de poner Netflix y que su nieta lo había hecho sola. A simple vista se puede pensar que los niños tienen cada vez más capacidad de acceder a las nuevas tecnologías y de convivir con ellas de buena forma. Pero lo cierto es que esa "capacidad" a ratos se transforma en una pesadilla.

Primero fue pedir llamar a los abuelos por FaceTime, luego usar YouTube y Netflix en una tablet. Ahora se desespera cuando llega del jardín y no se le permite ver Daniel Tigre o el Twist de los Ratoncitos.

Esta forma de consumir contenido en aparatos con pantallas táctiles podría compararse con los tiempos en que solo se veía televisión, pero hay investigaciones que establecen que son casos totalmente distintos.

Netflix Kids

Según un estudio de psicología de la Universidad de Massachusetts, un niño quita sus ojos del televisor 150 veces por cada hora y le cuesta saber qué parte de la pantalla mirar. En cambio en una app, la acción ocurre donde está el dedo, por lo que mantenerse pegado es mucho más fácil.

Por otro, hay expertos que recomiendan a alejar a los niños de este tipo de aparatos, asegurando que podrían ocasionar déficit de atención, obesidad y sedentarismo, además de una evidente adicción.

Y aunque hay aplicaciones que buscan fomentar el desarrollo de los menores, todas las recomendaciones apuntan a que el uso debe ser controlado, para evitar mayores trastornos y para proteger el acceso a contenido poco apropiado para las distintas edades.

SEGUIR LEYENDO