Click acá para ir directamente al contenido

Martes 5 de julio de 2016

¿Por qué tomamos decisiones estúpidas? La ciencia lo explica

¿Será que nos encanta tropezar una y otra, y otra, y otra vez con la misma piedra?

Te ha pasado que tienes absoluta y plena conciencia de que estás pensando en hacer una estupidez, y aun así vas y lo haces.

Bueno sobre esto se trata este artículo. Sí, porque las decisiones estúpidas abundan en la vida y lo que podría parecer complemente idiota a los ojos de cualquiera, nosotros convenientemente lo ignoramos.

La respuesta más fácil sería decir que somos estúpidos. Pero no. Nunca antes los niveles generales de educación en el mundo han sido tan altos, y por acceso a información no nos quedamos atrás.

Entonces la pregunta sigue siendo una: ¿qué es lo que falla?

Imagen foto_00000003

Eso fue lo que investigó Mats Alvesson y André Spicer en su libro "La paradoja de la estupidez",
título que intentó dilucidar el por qué de nuestras malas decisiones.

Uno de los puntos que concluyeron fue que las personas tendemos a desarrollar lo que en la psicología se llama disonancia cognitiva, que es cuando los hechos ocurridos –o por ocurrir- no encajan "con nuestras creencias; así tendemos a cambiar los hechos, pero no nuestras creencias", o el también llamado sesgo cognitivo.

Dicho de otro modo, muchas veces nuestras determinaciones están basadas en creencias pasadas, asociaciones al azar o impresiones primeras. Y una vez que tomamos esa decisión —sea cual sea y en un proceso rápido que no dura más que unas centésimas de segundo— empezamos a justificarla.

Allí es donde comenzamos la inútil búsqueda de encontrar argumentos que corroboren nuestras creencias y al mismo tiempo omitimos aquellas que van en contra de nuestros preceptos.

Otra de las razones, según esta pareja de científicos, se basa en que pensamos que nuestras decisiones crean malestar social. Lo que para los autores sería una razón válida para justificar por qué -a veces- hacemos lo que hace "la masa".

Imagen foto_00000002

¿Qué tal?, ¿te hace sentido?

SEGUIR LEYENDO