Click acá para ir directamente al contenido

Viernes 12 de octubre de 2018

Parecen de otro planeta: Estas fotos muestran lo que pasa cuando intentas cocinar y comer a -70ºC

Seguramente la Antártida no es el mejor lugar para comer al aire libre.

Cyprien Verseux es un glaciólogo y astrobiólogo que actualmente trabaja en la base científica más remota del mundo: la estación Concordia en la Antártida. No está de más decir que hasta la Estación Espacial Internacional, a 400 kms sobre la Tierra, está más cerca de la civilización que este lugar, perdido entre los hielos de este continente aislado.

Imagen foto_00000021

Aparte de recopilar muestras e investigar el clima en épocas pasadas, Cyprien administra un blog donde comparte sus experiencias viviendo en este ambiente extremo. La dificultad para hacer cosas ordinarias lo convierte en algo fascinante de leer, ya que Cyprien y unos cuantos científicos están solos en una base en la que no sobreviven ni las bacterias. "Nueve meses al año, durante el invierno, no se puede abandonar ni llegar a ella. Hace tanto frío que los vehículos no funcionan. Ahora mismo somos 13 personas: técnicos, científicos, un cocinero y un médico."

Imagen foto_00000022

Es increíble, la falta de oxígeno y lo vacío del paisaje hacen que parezca que viven en otro planeta: "Es la zona más fría de la Tierra, con temperaturas inferiores a -80ºC en invierno. En agosto volvimos a ver el sol tras 3 meses en los que no alcanzaba siquiera el horizonte. El aire es extremadamente seco y pobre en oxígeno", cuenta.

Imagen foto_00000014

Su trabajo y el de sus colegas es de vital importancia: Investigan sobre cómo ha cambiado el clima en el pasado y cómo podría cambiar en el futuro. "La investigación realizada aquí proporciona información de gran valor sobre el cambio climático. Gracias al proyecto EPICA, que fue lo que me trajo aquí, sabemos que los gases invernaderos, sobre todo el metano y el dióxido de carbono, están en sus niveles más altos de los últimos 800.000 años."

Esta vez, y solo por diversión, Cyprien decidió salir y ponerse a cocinar, no sin antes tomar fotos de distintos tipos de comida en esas temperaturas. Solo era un juego, pero las imágenes en las que la comida desafía la gravedad ilustran de forma vívida la intensidad absoluta del frío allí. "Nos quedamos sin comida fresca a principios del invierno (ya que no nos traen nada desde principios de Febrero hasta principios de Noviembre) así que comemos congelados: ya que la temperatura nunca alcanza grados positivos, la metemos en contenedores y la dejamos fuera sin más."

Mira las increíbles fotografías que parecen de otro planeta:

Imagen foto_00000015

Imagen foto_00000016

Imagen foto_00000018

Imagen foto_00000019

Imagen foto_00000020

 

SEGUIR LEYENDO