Click acá para ir directamente al contenido

Miércoles 10 de mayo de 2017

Ocho cosas que aprendemos al vivir solos

Hay cosas que solo entendemos cuando dejamos de vivir en el confortable hogar familiar.

"Adiós a los horarios, las reglas, los gritos y bienvenida la completa libertad ". Eso es lo piensan muchas personas cuando deciden abandonar la casa de los papás con el objetivo de alcanzar la ansiada independencia.

Y lo cierto es que aunque todos creen que el asunto es sencillo, lleva bastantes porrazos en el camino, que aunque vale la pena, no siempre son del todo gratos.

Claro, la libertad es impagable y los múltiples beneficios valen la pena el esfuerzo, pero hay que cosas que hasta que no te pasan, te resultan bastante ajenas cuando te las advierten antes de tomar la gran decisión.

¿Quieres saber cuáles? Pon atención a este listado.

1. TODO es caro.

Imagen foto_00000008

2. Para tener cosas TIENES que ir a comprarlas tú.

Imagen foto_00000011

3. Usar ropa se vuelve algo bastante optativo.

Imagen foto_00000005

4. Lo que se deja tirado JAMÁS se recoge solo.

Imagen foto_00000012

5. En esa misma línea, lo que no se lava puede quedar ahí POR SIEMPRE.

Imagen foto_00000006

6. Cocinar se convierte en otro sinónimo de sobrevivir.

Imagen foto_00000003

7. La visita a la casa de tus papas, por lo general, se traduce en que comerás algo rico.

Imagen foto_00000002

8. Tus lazos familiares se fortalecen como nunca antes: extrañas a los que siempre estuvieron ahí.

Imagen foto_00000001

SEGUIR LEYENDO