Click acá para ir directamente al contenido

Viernes 30 de diciembre de 2016

No sufras con el síndrome del edificio enfermo

Y provecha de enterarte qué es.

La Universidad de Harvard realizó un significativo estudio que habla de la importancia de trabajar en edificios de bajo impacto ambiental, también conocidos como edificios verdes.

Ocurre que si hablamos de la salud mental de las personas, no da lo mismo el tipo de lugar en el que trabajas, pues la investigación determinó que las personas que trabajan en edificios verdes muestran una función cognitiva superior en comparación con sus colegas en otros edificios de alto rendimiento que no tienen certificado ambiental, y esta habilidad cognitiva se manifiesta en una mayor capacidad para pensar y planificar.

¿Qué tiene un edificio verde? ahorra entre un 30% y un 50% de energía con respecto a los edificios tradicionales, hace un uso racional del agua, cuenta con un diseño enfocado en la calidad de los espacios habitables, la cantidad de luz natural y los niveles acústicos requeridos, además del control de calor y la adecuada ventilación.

También reduce los efectos negativos de la construcción en el medio ambiente, los desechos que van a vertederos y las emisiones de gas invernadero.

Si bien los arquitectos toman cada vez más en consideración el impacto de los edificios sobre el medio ambiente, éste es el primer estudio que muestra cómo el espacio afecta no sólo nuestra salud sino también nuestro cerebro.

Los investigadores se sorprendieron al notar que los que trabajaban en lugares sustentables dormían mejor que los demás, concluyendo que el impacto de los edificios sobre nosotros se extiende más allá de las ocho horas del día de trabajo.Y esto da lugar a "un círculo virtuoso: los participantes del estudio que durmieron mejor también rindieron mejor al día siguiente.

¿Sabías que existe algo llamado "síndrome del edificio enfermo"? Es un término que describe los síntomas que aparecen después de pasar horas en un espacio cerrado y que incluyen irritación de los ojos, nariz y garganta, dolor de cabeza, erupciones cutáneas y problemas respiratorios.

Síntomas que desaparecen al salir del lugar y que en el caso de los trabajadores de edificios verdes disminuyen en un 30%, según el estudio.

SEGUIR LEYENDO