Click acá para ir directamente al contenido

Viernes 8 de marzo de 2019

Los perros cambian de personalidad y con los años se parecen cada vez más a sus dueños

No lo decimos nosotros, lo dice la ciencia.

Muchas veces hemos escuchado que los perros se parecen a sus dueños, y la ciencia finalmente ha confirmado que es así y el por qué. Al igual como sucede con los seres humanos, los perros van cambiando su personalidad con el paso del tiempo, y adquieren ciertos rasgos de la forma de ser del humano que posteriormente replican en su comportamiento.

Investigadores de la Universidad Estatal de Michigan han recabado las pruebas suficientes para asegurar que el mejor amigo del humano adquiere parte de la personalidad de su amo con el paso del tiempo.

Imagen foto_00000014

Al igual que nosotros, los perros experimentan cambios en su personalidad y, dicha forma de ser refleja a la personalidad de sus propios dueños, según explica el estudio de William J.Chopik y Jonathan R.Weaver, publicado en Journal of Research in Personality. "Cuando los humanos pasan por grandes cambios en la vida, sus rasgos de personalidad pueden cambiar. Descubrimos que esto también ocurre con los perros, y en un grado sorprendentemente grande", aseguró Chopik.

Los investigadores encuestaron a los dueños de más de 1600 perros de 50 razas diferentes. La edad de los animales variaba desde cachorros hasta 15 años, tanto hembras como machos. Sus propietarios evaluaron las personalidades de sus perros y respondieron preguntas sobre ello, así como de sus propias personalidades.

Imagen foto_00000015

Luego de analizar los datos obtenidos de las charlas con los dueños de los perros, los investigadores descubrieron que las personalidades de los caninos y los amos a menudo se reflejan entre sí. Por ejemplo, las personas activas y extrovertidas tendieron a tener compañeros caninos que se comportaban de manera similar, así como también los perros ansiosos o agresivos tenían dueños que poseían rasgos de personalidad negativos.

La influencia que el dueño puede tener sobre su mascota es increíblemente grande y, en ocasiones, sin siquiera haber planeado transmitirle un rasgo de su personalidad.

Imagen foto_00000016

Pero no es todo, entre sus descubrimientos encontraron que la edad influye mucho en la forma en la que el animal actúa y entiende lo que su dueño le enseña. Uno de los aspectos más interesantes tiene que ver con la edad ideal para educar a un perro: cuanto más joven es más fácil, pero no tan joven porque se distraen y olvidan de lo aprendido, por lo que la edad perfecta para enseñarles cosas es aproximadamente a los 6 años.

Bueno, lo importante es que este estudio refleja todo lo que los amantes de los perros tienen claro desde siempre: la conexión entre ellos y sus mascotas es única, extremadamente fuerte y sobre todo influyente. 

SEGUIR LEYENDO