Click acá para ir directamente al contenido

Martes 16 de agosto de 2016

Las cosas que todo cumpleaños de los 90’ debía tener

Porque tuvimos uno, fuimos a uno o siempre quisimos uno así.

Cada cierto tiempo nos baja la nostalgia. Y es que a veces pareciera que todo tiempo pasado fue mejor.

Una de esas cosas que realmente valía la época cuando nosotros éramos unos niños eran los cumpleaños. Dinámicos, llenos de regalos – y no solo para el cumpleañeros-, con invitaciones para los más amigos y un soundtrack realmente único que animaba una fiesta que comenzaba y terminaba demasiado temprano.

Pero no era solo el carisma de las fiestas de antaño, allí también habían objetos memorables con los que tu cumpleaños se transformaba en esos momentos que atesorabas por años.

En PlayFM te invitamos a recordar algunos objetos imperdibles o dinámicas memorables en nuestros primeros cumpleaños:

Sillita musical, la pinta o las naciones:

Imagen foto_00000011

Si ahora alucinan con el Wii o Play Station, antes vibrabamos con juegos de verdad, esos que implicaban interacción directa. Es que sí, la sillita musical, la pinta o las naciones completaban una seguidilla dinámicas que generalmente terminaban en tragedia: o el festejado se picaba porque no ganaba, o había un mal perdedor en el grupo y la cosa terminaba en llanto. 

Tarjetita de invitación para todos los compañeros de curso: 


Tal como dice la canción de Adrián y los dados negros, la tarjetita de invitación es parte elemental de todo cumpleaños infantil noventero. De hecho, con este particular souvenir a uno le entregaban varios datos: de qué características sería o con qué superhéroe o ídolo infantil nos íbamos a topar en el merchandising fiestero.

Sorpresa, sorpresa:

Los cumpleaños de antes los recordamos con cariño porque solo por ir te llenaban con los bienes preciados de todo niño: dulces y juguetes alusivos al motivo cumpleañero. ¡QUEREMOS QUE VUELVAN!

Soundtrack infantil de lujo para musicalizar el cumpleaños:


No hay cumpleaños infantil que se jacte de tal si no sonó en el algún clásico de Cachureos. Si era festejada, "La chica Ye-ye" se llevaba toda la atención con el típico bailecito. Los chicos en cambio, disfrutaban con las canciones del Zancudo Draculón, Epidemia y compañía.

Sobredosis de dulces:

Dulces varios. Siempre variados, de distintas marcas, tipos y sabores. La idea era tener la mayor variedad posible con el objetivo se satisfacer todas las necesidades de los pequeños: gomitas dulces, ácidas, masticables, chupetes, chicles, bolitas de chocolate y marshmellow del pueblo, entre otros. No la cantidad módica sugerida por los padres, no. Todo lo contrario. Siempre eran cantidades excesivas, dignas de sobredosis.

Piñatas psicodélicas:

Ahora están convertidas en pequeñas obras de arte, pero antes, en cuando nos tocó ser niños en la década del noventa, las piñatas eran pequeños seres difusos, con identidad indeterminada que animaban nuestro cumpleaños. Igual las queríamos y sin duda, eran el climax de todo evento social infantil.

A bailar, chiquillos:

Imagen foto_00000010

En nuestros tiempos eso del baile con coreografía era obligado. Las niñas por un lado movian las patitas al ritmo de Cachureos y más tarde, Spice Girls o Britney Spears. Los niños en cambio se quedaban sentados en su círculo privado de interacción femenina o enajenados con la pichanga en el patio. Si había uno con personalidad, captaba la atención de las niñas con algún paso muy estudiado de los Backstreet Boys.

Tortas de dimensiones absurdas:

Imagen foto_00000023

Era bien  incréible que nuestros padres depositaran tanta energía en la torta. Porque sí, seamos honestos. Cuando uno es niño, por alguna extraña razón, no come o no le gusta. O quizás está tan "enguatado" de dulces que definitivamente no es opción comerla. Como sea, homenaje a las tortas más hermosas y caseras que comimos en la vida. 

¿Cuál era tu momento favorito del cumpleaños?, ¿nos faltó alguno? Comenta con nosotros!

También te puede interesar: 

11 modas de la década del 2000 que afortunadamente ya pasaron

Nostalgia: Chubi, Ricolate, Bowling y otras golosinas que marcaron nuestra infancia

¡A cantar! Las 15 canciones que te hicieron pasar un buen momento en los 90'

SEGUIR LEYENDO