Click acá para ir directamente al contenido

Lunes 27 de agosto de 2018

La curiosa mutación que tiene Benedict Cumberbatch que seguramente jamás habrías notado

No es porque no la vieras, sino porque no sabías que esto era una mutación.

¿De qué color son los ojos de Benedict Cumberbatch? Aunque no lo creas, esta es una de las preguntas más recurrentes de internet. Es que su mirada parece cambiar en cada fotografía. Del verde al azul, y del azul al dorado. Bueno, la respuesta correcta es: todos esos colores y ninguno a la vez.

¿Cómo dice que dijo? Este singular efecto es gracias a la heterocromía, una mutación genética que afecta al color de los ojos. El Centro de Información de Enfermedades Genéticas y Raras la define  como una anormalidad en el iris. Existen tres tipos de esta condición: completa, segmentaria y central. En la completa, uno de los ojos es de un color diferente al otro. En la segmentaria, sólo algunas partes del iris varían en su tonalidad.

Imagen foto_00000014

El actor presenta un caso de heterocromía central, en la cual la parte interior del iris es de un color distinto al que se aprecia en el borde. Este fenómeno provoca que, con diferente iluminación, la mirada de Benedict cambie, sobre todo entre el azul y el verde, algo que no es fácil de notar siempre. Es que el actor inglés también presenta heterocromía segmentaria o parcial. Si te fijas bien en su ojo derecho, podrás ver que hay una especie de lunar oscuro sobre la pupila.

Imagen foto_00000015

Como explica la Academia Americana de Oftalmología, la heterocromía no representa ningún problema de salud. No importa que se presente desde el nacimiento (congénita) o se desarrolle de manera posterior (adquirida). Por ello no tiene tratamiento, porque no es peligrosa.

La Academia de Oftalmología recomienda que se consulte con un experto si tú o tus hijos presentan heterocromía, para descartar que su presencia sea señal de algún padecimiento. Lo más probable es que sea benigna, pero nunca está de más acudir con un profesional para estar seguros.

SEGUIR LEYENDO