Click acá para ir directamente al contenido

Miércoles 10 de junio de 2020

J.K. Rowling responde a Daniel Radcliffe y a los que critican su postura anti trans: "Me niego a doblegarme"

La escritora escribió un largo ensayo para responder a las críticas.

A J.K. Rowling le encanta tuitear para tener un contacto más estrechos son sus fans y sobre todo, los fans de Harry Potter, sin embargo, desde el pasado 7 de junio que no ha escrito nada en esa red social, justo el día en que hizo arder las redes con una serie de comentarios que fueron rápidamente tachados de transfóbicos y a ella de TERF (Feminista Radical Trans-Excluyente).

La autora de 'Harry Potter' ya había comentado antes que, mientras que apoya que las personas transexuales se identifiquen como quieran, el sexo, por naturaleza, no se puede cambiar. Asociaciones como GLAAD y personalidades como Sarah Paulson, Mara Wilson e incluso los dos protagonistas de las sagas cinematográficas 'Harry Potter' y 'Animales fantásticos', Daniel Radcliffe y Eddie Redmayne, han criticado sus palabras.

Bueno, finalmente la escritora rompió su silencio a través de un larguísimo comunicado publicado en su página web y en el que "da sus razones para hablar sobre temas de sexo y género", y lo ha tuiteado en su cuenta poniendo "TERF Wars (Guerras TERF)", abrazando el término despectivo. Afirma que es un tema "rodeado de toxicidad" y que con ese texto "no quiere añadir más toxicidad".

En el texto se defiende diciendo que "se ha reunido con personas trans, ha leído libros sobre diversidad, blogs y artículos de personas trans, especialistas sobre género, personas intersexuales, psicólogos, expertos en seguridad, trabajadores sociales y médicos, y seguido la conversación online y en medios tradicionales". Sabía que pronunciarse iba a acarrear repercusiones: "Esperaba amenazas de violencia, de que me dijeran que estaba literalmente matando a personas trans con mi odio". Pero además de amenazas, dice haber recibido muchos mensajes de apoyo de personas "profundamente preocupadas por la manera en la que un concepto sociopolítico está afectando la política, la medicina y la seguridad".

Explica las razones por las que decidió hablar del tema, como que "el nuevo activismo trans" que "presiona para erosionar la definición legal de sexo y cambiarla por género" podría afectar a la educación o a su organización caritativa, que ofrece ayuda a mujeres y niños, sobre todo víctimas de violencia doméstica.

También critica que se posibilite la transición a adolescentes con disforia de género (que la identidad de género y el sexo con el que han nacido no coincida).

"Vivimos en el tiempo más misógino que haya vivido", continúa, y asegura haber sido atacada tanto por Donald Trump como por los activistas trans: "En todas partes, se dice a las mujeres que se callen y se sienten". Y sobre los segundos añade: "No es suficiente que las mujeres sean aliadas de los trans. Las mujeres deben aceptar y admitir que no hay diferencia material entre las mujeres trans y ellas" y critica términos supuestamente inclusivos como "personas que menstrúan".

Por último pasa al terreno personal y recuerda que ha sido víctima de violencia doméstica y agresiones sexuales: "Conseguí escapar de mi primer matrimonio violento con algunas dificultades. (...) Las cicatrices que dejaron la violencia y la agresión no desaparecen, no importa lo querida que te sientas o el dinero que tengas. (...) Si pudierais entrar en mi cabeza y entender lo que siento cuando leo que una mujer trans ha muerto a manos de un hombre violento, encontrarán solidaridad y amabilidad. (...) Las personas trans necesitan y merecen protección. (...) Así que quiero que las mujeres trans estén seguras. Al mismo tiempo, no quiero que las nacidas niñas y mujeres lo estén menos. Cuando abres las puertas de los baños y probadores a cualquier hombre que crea o sienta que es una mujer, y los certificados de confirmación de género se pueden dar ahora sin necesidad de cirugía u hormonas, entonces abres la puerta a cualquier hombre que quiera entrar. Esa es la simple verdad".

SEGUIR LEYENDO