Click acá para ir directamente al contenido

Martes 2 de octubre de 2018

Estamos de acuerdo: Estudio asegura que los fines de semana deberían durar tres días

Si la ciencia lo avala...

Ya sabemos que tener un mal jefe puede ser bastante perjudicial para la salud. Es innegable que un buen ambiente hace la diferencia, pero para los expertos en clima organizacional la interrogante más frecuente es siempre la misma: ¿Cuántos días a la semana se debe trabajar?

De acuerdo con un estudio de la Escuela de Negocios Saïd en la Universidad de Oxford, una semana laboral de sólo cuatro días sería lo ideal para mantener elevada la productividad y la felicidad de los empleados.

El profesor y economista a Jan-Emmanuel De Neve estudió durante 6 meses la satisfacción y la proactividad laboral de más de 5 mil trabajadores de call centers de Reino Unido.

Para el monitoreo se dividió a los participantes en dos grupos: el primero trabajaría de lunes a viernes en horario normal y el segundo sólo fue a trabajar de lunes a jueves.

Tras seis meses de revisión, se pidió a los trabajadores que dieran una calificación a su felicidad en escala del 1 al 5. Por supuesto, el grupo que tuvo en total tres días de descanso, se mostró mucho más satisfecho que los que descansaron solo sábado y domingo.

Imagen foto_00000014

Además de lo anterior, los informes recopilados a través del departamento de recursos humanos, mostraron cómo una semana de cuatro días se correlacionó con un ambiente positivo en varios aspectos: los trabajadores realizaban mayor número de llamadas, concretaron un mayor número de ventas y existió menos ausentismo.

Pero no es todo, porque los clientes que fueron atendidos por los empleados con mayor descanso, dijeron sentirse más satisfechos con la atención brindada.

Imagen foto_00000015

De Neve concluyó con esto que tener un fin de semana más largo podría conllevar grandes ventajas en los trabajos de oficina:

"Yo diría que la semana laboral de cuatro días es acertada. El empleado debe encontrar un equilibrio entre sus tareas diarias y su vida personal. En muchas ocasiones, un fin de semana convencional hace que dejemos "pendientes" dentro de nuestra propia recreación, a la larga esto genera frustración y el comienzo de la semana laboral se percibe muy forzado", aseguró el experto.

De Neve reitera que los trabajadores que vivieron seis meses de su vida con un fin de semana más largo, mostraron a nivel neurobiológico menores niveles de estrés.

 

SEGUIR LEYENDO
Tags Estudios