Click acá para ir directamente al contenido

Viernes 12 de agosto de 2016

Eneagrama: la herramienta de autoconocimiento que debes manejar

Cuesta creer que habiendo tantas personas y experiencias, nos comportemos de acuerdo a la misma manera. Pero de acuerdo a una de las corrientes de la psicología contemporánea hay un mapa que agrupa la conducta humana en nueve tipologías de personalidad con tres variantes por tipo: lo que es igual a 27 estilos de carácter.

Así es como te contamos del Eneagrama, que estudia el comportamiento y la naturaleza de los vínculos que nos unen a otras personas.

Es que resulta que cada persona tiene su propio mosaico particular que la hace diferente a las demás. Algo así como una estructura de carácter que predomina sobre las demás, la que se formó en la infancia y nos permitió adaptarnos al contexto que vivimos.

Su origen es místico y en él cada personalidad está representada por patrones de comportamiento, sentimiento y pensamiento que pueden determinar hacia donde se dirige la atención y la forma de resolver el mundo.

Imagen foto_00000020

Actualmente es una herramienta muy utilizada para el autoconocimiento. El Eneagrama tiene nueve tipos de personalidad, que están relacionados entre ellos, y de los que te contamos a continuación:

Los perfeccionistas
Son personas que se esfuerzan por ser perfectas: correctos, educados y muy lógicos. Por ello, las reglas y los procedimientos son muy importantes, pues no se quieren salir de estos lineamientos establecidos. No están dispuestos a arriesgarse y son muy comprometidas.

Los conectados
Suelen ser cariñosas y desinteresadas. También se esfuerzan por ayudar a los demás y empatizar. Al mismo tiempo son desinteresados y no tienen dificultades para relacionarse con otros. Dentro de las cosas malas está que pueden llegar a descuidarse al estar más preocupados por las necesidades de los demás que las propias. Son propensos a convertirse en sujetos dependientes y temen quedar aislados.

Los destacados
Este tipo de personas se preocupan por destacar, y hacen esfuerzos son para sobresalir frente al resto. Buscan ser excelentes en su disciplina y triunfan en todo lo que realizan, la mayoría de las veces. Para ellos la imagen es lo más importante. No quieren ser mediocres.

Los únicos o individualistas
Se esfuerzan por creativos, interesantes y por ser diferentes al resto. Generan situaciones inusuales, experiencias únicas, elegantes. Muchas veces se sienten incomprendidos, lo que puede aislarlos.

Los desapegados
Se esfuerzan por marcar una distancia; siempre son más observadores, reservados y lógicos. Recopilan datos, son observadores, ven los problemas y hacen un análisis de él. Su problema es que se alejan demasiado de los demás, pues creen que si no se alejan del resto acabarán por perder el control.

Los seguros y leales
Deben sentirse seguros y esa sensación la encuentran en los grupos de personas. Siempre quieren formar parte de algo más grande pues eso les da confianza y, sobretodo, estabilidad. Son cuidadosos y responsables, y mantienen unido al grupo. Cuando exageran por sentir estabilidad pueden llegar a ser mediocres y conformistas.

Los estimulados
Son entusiastas. Siempre se puede identificar su optimismo y curiosidad. Sus opciones representan nuevas oportunidades. Muchas veces esto puede llevarlos a dejar las cosas o situaciones inconclusas. Pecan de ser distraídos y también irresponsables. Temen perderse situaciones.

Los poderosos o líderes
Son emprendedores y hacen lo posible para cumplir sus objetivos personales. Les encanta estar al mando de los demás. Además toman acción por lo que quieren y les gusta superar obstáculos. El lado oscuro de este tipo de personalidad es que se salen de las reglas o normas establecidas. Su mayor miedo es depender de los demás.

Los conciliadores

Buscan estar en paz y son personas agradables con los demás. Llevan una relación tanto con los otros como con ellos. Buscan una armonía interna, y siempre están preocupados por los demás. Al extremo pueden depender de otros para la toma de decisiones. Les da miedo lo que el resto pueda pensar de ellos.

¿En cuál de estos tipos de personalidad te ves representado? ¡Coméntanos!

SEGUIR LEYENDO