Click acá para ir directamente al contenido

Martes 16 de junio de 2020

El príncipe Carlos nunca amó a Diana. Así lo demuestra una polémica carta que reveló a la prensa

Los padres de Carlos lo habrían obligado a estar con Lady Di.

No es un secreto para nadie que el príncipe Carlos y Diana de Gales tuvieron un terrible matrimonio.. El heredero al trono permaneció enamorado de Camila Parker-Bowles, y los encuentros apasionados entre ambos siempre se llevaron a cabo a pesar de sus respectivas parejas.

Con todo el escándalo desatado en 1996 gracias al "gran divorcio real", Lady Di comenzó a revelar verdades incómodas para la Corona Británica: los desplantes de Carlos, sus respectivas discusiones, y una verdad que siempre la aquejó: Carlos nunca la amó ni quería casarse con ella.

Siendo el potencial rey de Inglaterra y teniendo un gran poder a su alcance, ¿por qué Carlos simplemente no tomó a la esposa que quería desde el principio?, ¿no habrían sufrido menos todos los involucrados de haber sido así? Quizás, pero el mayor poder no estaba en Carlos, sino en sus padres: la reina Isabel II y Felipe de Edimburgo. 

Una vez que el heredero al trono ya no pudo esquivar las preguntas incómodas sobre su divorcio, una carta añeja saltó a la luz a mediados de los 90. El libro Carlos y Camila de Christopher Wilson, destaca el contenido del mencionado documento. Se trató de un texto que Felipe de Edimburgo dirigió a su primogénito para que se apurase a contraer matrimonio con Diana:

"Tienes que tomar una decisión: o la tomas como esposa o dejas que se vaya. Ten en cuenta que es la candidata ideal, ya estás en edad", le dijo su padre en esa ocasión.
Recordemos que Carlos conoció a Camila en 1970 y se enamoró perdidamente de ella. Pero el protocolo inglés no era tan permisivo en aquel entonces: siendo Camila católica y de una familia de un "rango más bajo" (aunque aún considerado de la nobleza), el heredero al trono nunca pudo considerar hacerla su esposa.

Camila se casó en 1973 y Carlos fue considerado un "rompecorazones" de la época. No obstante, al cumplir los 32 años y no tener una novia oficial, los reyes comenzaron a decirle constantemente que necesitaba una esposa.

Con 19 años, Lady Di era la candidata ideal: joven, bella, aristócrata, anglicana y casta. Una "verdadera princesa" para el estricto protocolo de la época. Carlos la eligió, pero ya sabemos cómo terminó todo.

A pesar de haber sido "obligado", Carlos conservó la carta de su padre y se volvió su recurso infalible desde que el divorcio comenzó a gestionarse. Al cuestionarle sobre la ruptura en aquel entonces, el príncipe se limitaba a sacar la carta de su padre y citar una frase: "¿No lo ves? Me obligaron", decía el heredero.

SEGUIR LEYENDO