Click acá para ir directamente al contenido

Jueves 29 de junio de 2017

El instructivo para criar hijos feministas que publicó el New York Times

El medio entregó algunas claves para acabar con las brechas de género con nuestros hijos.

Estamos instalados en pleno XXI y aunque aún quede mucho trabajo por hacer en temas de género, vaya que hemos avanzado en empoderar a las mujeres y dejarnos de ver como el sexo débil.

Trabajo queda, claro que sí, pero el principal cambio debemos hacerlo con las próximas generaciones, con nuestros hijos, hermanos, sobrinos.

Una reciente columna realizada por The New York Times destacó una mirada sobre la crianza que nos parece interesante y queremos destacar.

El texto explica que aunque hoy en día le decimos a nuestras hijas que pueden ser lo que quieran –'astronautas o mamás, toscas o muy delicadas'-, no hacemos el mismo ejercicio con nuestros hijos. Y es más, sus roles están excesivamente limitados a los clichés de la masculinidad.

Muchas veces son cuestionados cuando le atraen cosas identificadas como femeninas; se les penaliza cuando son sensibles, por ejemplo.

Es por eso que en el NYT reunieron a un grupo de psicólogos, neurocientíficos y economistas que entregaron once claves educativas para crear a niños feministas.

Te invitamos a revisarlas a continuación:

1. Déjale expresar, déjale llorar.

"A nuestras hijas se les permite ser humanas, pero a nuestros hijos se les enseña a comportarse como robots", comentó Tony Porter, cofundador de A Call to Men, un grupo de activismo y educación. "Enséñale que tiene una variedad completa de emociones, que puede detenerse y decir: 'No estoy enojado; tengo miedo', o 'Me siento lastimado emocionalmente', o 'Necesito ayuda'".

Imagen foto_00000001

2. Facilítale modelos a seguir.

El texto apunta a que "los niños son particularmente receptivos cuando pasan tiempo con modelos a seguir, incluso más que las niñas, de acuerdo con lo que muestran las investigaciones(...)". Los autores precisan la importancia de los referentes: "Haz que haya hombres buenos donde esté tu hijo", dice Porter.

Pero también bríndales modelos femeninos a seguir: habla sobre los logros de mujeres que conoces y de mujeres famosas en los deportes, la política o los medios de comunicación.

3. Enséñale a cuidar a otros.

"'Háblales de cómo los hombres pueden equilibrar el trabajo y la familia, y cómo se espera que no solo las hijas, sino también los hijos, cuiden a sus padres y otros familiares cuando sean ancianos', dice Slaughter.

Es más, pídele ayuda a tu hijo para hacerle sopa a un amigo enfermo o para visitar a un pariente hospitalizado. Hazlo responsable de cuidar a las mascotas y hermanos menores. Anímalo a cuidar niños, a ser entrenador o tutor".

Imagen foto_00000009

4. Comparte el trabajo.

Recuerda que tus hijos no te escuchan siempre, pero mientras pueden, te están observando. Ojo con esto: debes romper en casa los roles de género y mostrarles que los quehaceres domésticos y el cuidado de los niños se llevan a cabo en equilibrio entre padre y madre.

Imagen foto_00000010

5. Enséñale a hacerse cargo de sí mismo.

"Enseñemos a nuestros hijos a cocinar, limpiar y cuidarse: a ser igual de competentes en la casa que como esperamos que lo sean nuestras hijas en una oficina", dice Anne-Marie Slaughter, presidenta de New America, una organización de investigación y estrategia.

Imagen foto_00000008

6. Incítalo a que tenga amigas.

"Organiza fiestas de cumpleaños y equipos de deportes mixtos cuando los niños son pequeños, para que no crean que es aceptable excluir a un grupo con base en el género", apuntó Christia Brown, una psicóloga del desarrollo de la Universidad de Kentucky.

Imagen foto_00000007

Además intenta evitar las diferencias verbales: un estudio halló que cuando los maestros de preescolar decían "niños y niñas" en lugar de "niños", los alumnos tenían más creencias estereotípicas sobre los roles de las mujeres y los hombres, y pasaban menos tiempo jugando unos con otras. 

7. Enséñales que "no es no".

"Otras formas de enseñar respeto y mutuo acuerdo: pide a los niños que pregunten antes de tocar el cuerpo de otro desde que estén en el jardín de niños. También enséñales el poder de la palabra no: deja de hacerles cosquillas o jugar luchitas cuando la pronuncien".

Imagen foto_00000002

8. Déjalo ser él mismo.

"Para que los niños desarrollen todo su potencial, deben seguir sus intereses, ya sean tradicionales o no. Déjalos. La idea es no asumir que todos los niños quieren las mismas cosas y, en cambio, asegurarse de que no estén limitados.

Imagen foto_00000003

Ofréceles actividades como jugar con bloques o masa y anima a tus hijos a intentar actividades como probarse ropa o asistir a clases de arte, incluso si no las buscan por ellos mismos".

9. Pronúnciate cuando alguien sea intolerante.

Una de tus responsabilidades como criador es que cuando veas burlas o acoso, y practica juegos de roles con tus niños para que puedan intervenir si los presencian.

También señala cuando se estén comportando de manera inapropiada: "Son niños" no es una excusa para una mala conducta, espera más de ellos. "Pon atención en reorientar una conducta que sea denigrante, intolerante, irrespetuosa o grosera", recomienda Tim King, fundador de las Urban Prep Academies para chicos afroestadounidenses de bajos recursos.

Imagen foto_00000005

10. Nunca uses la palabra niña con desprecio o de manera despectiva.

"No digas, ni dejes que tu hijo diga, que alguien lanza la pelota o corre como niña, ni uses "mariquita" o alguno de sus sinónimos más ofensivos. Lo mismo ocurre cuando dice bromas sexistas".

11. Léele historias en las que la protagonistas sean mujeres y niñas.

"Enséñale a los niños a mostrar fuerza: la fortaleza de reconocer sus emociones. Enséñales a ser proveedores para su familia: brindándole cuidados. Enséñales a ser rudos: lo suficiente para oponerse a la intolerancia. Hazlos sentir seguros: para que persigan cualquier cosa que los apasione".

Imagen foto_00000002

Un instructivo interesante, y que hoy por hoy, puede ayudarnos muchísimo a la hora de relacionarnos con los más pequeños. 

SEGUIR LEYENDO