Click acá para ir directamente al contenido

Miércoles 24 de agosto de 2016

Cuatro beneficios que le aporta el mar a nuestro cerebro

¿Quieres equilibrar tus emociones y terminar el año en alto? Quizás un escape a la playa por el día podría ayudarte.

Para nadie es mentira que el mar ejerce un maravilloso efecto sobre nuestra mente. Nos bañemos en él o no, contemplarlo siempre nos entrega un poco de calma, baja nuestra ansiedad y muchas veces, nos ofrece la paz suficiente en contraste con nuestros álgidos días de ciudad.

Hay científicos que piensan que la explicación radica en nuestro cerebro: así es, porque le da una especie de "vacaciones" a nuestro cerebro de la sobrestimulación a la que nos exponemos diariamente.

A continuación te contamos de cuatro beneficios clave para nuestra mente:

1-. Induce un estado meditativo

El sonido de las olas del mar te lleva rápidamente a un estado meditativo y potencia una actitud "mindulness" o de atención plena. El sonido de las olas de mar genera cambios en las ondas cerebrales que promueve ondas alfa y que está vinculado a la concentración. ¿Quieres que todo a tu alrededor desaparezca? Una buena visita a la playa no te haría mal.

2-. Potencia la creatividad

Cuando estamos cerca del mar nuestro cerebro pareciera cambiar automáticamente del "modo ocupado" al "modo relajado". Muchas veces este modo activa la red neural por defecto, que se vincula a la aparición de las ideas más originales. En términos científicos la zona prefontral del cerebro cede ante control y deja fluir libremente las ideas creativas, ¿qué tal?

3-. Potencia las sensaciones "expansivas"

Es cierto, no hay nada como la inmensidad del mar para sentir esa mezcla fascinante de asombro y admiración ante la inmensidad. Sensación que según los psicólogos de la universidades de Stanford y Minnesota señalan que puede potenciar una profunda sensación de bienestar. Las experiencias "expansivas", por su naturaleza, nos incitan a modificar nuestro esquema mental para poder procesar lo que estamos viviendo o sintiendo. Esto produce un cambio que podría modificar nuestra manera de pensar y nos ayuda con a ver más opciones a la hora de tomar decisiones.

4-.Mejora el desempeño cognitivo

El entorno en el que nos desenvolvemos está cargado de iones negativos y positivos. En el mar encontramos más de los primeros, los que generan en nuestro entorno un estado de activación constante y por lo tanto fortalecen el desempeño cognitivo. También los iones negativos son los encargados de estimular la producción de serotonina en el cerebro que contribuye a sentirnos llenos de energía.

Los expertos señalan que no es necesario un periodo de vacaciones para disfrutar de los beneficios, y que solo podría bastar para cargar tus energías ir por el día. Así que si tienes la posibilidad de hacerlo, empieza a planificarlo, pues puede ser el relajo necesario antes de terminar el año.

Fuente: lifehack.org

SEGUIR LEYENDO