Click acá para ir directamente al contenido

Lunes 22 de octubre de 2018

Comprobado: Adicción de las personas al celular puede provocar depresión en perros y gatos

La situación es preocupante para todos los que tienen mascotas.

Un estudio elaborado por expertos en cuidados de animales de Reino Unido, reveló una preocupante conclusión para los dueños de mascotas: La dependencia del teléfono celular genera depresión en perros y gatos.

La investigación fue liderada por el cirujano veterinario Iain Booth y publicada por la organización VetUK. Se destaca que los "humanos" están generando conductas, con sus móviles, que constantemente deprimen a sus mascotas.

El experto declaró al diario inglés Metro, que la rutina de llegar a la casa y seguir inmerso en el teléfono celular hace que, sobre todo los perros, se sientan menospreciados.

"La dependencia de este dispositivo está poniendo en peligro las relaciones importantes que tenemos con nuestras mascotas, especialmente los perros y, en menor medida, los gatos de la casa", destacó.

Booth agrega que esta situación "rompe el liderazgo" que el perro espera de su amo, lo que se resume en horarios para comer, la orden para dormir y su rutina de paseos fuera del hogar.

"Pero si uno está permanentemente conectado al teléfono, ese vínculo vital se rompe y el perro se siente golpeado porque requiere constante retroalimentación e interacción. Quiere complacerte, así es como su evolución está programada", destacó.

De esta forma, Iain Booth llamó a estar atento a las señales de una posible "depresión canina" en los animales, lo que incluso puede llevarlos a tomar antidepresivos de por vida.

Imagen foto_00000014

"Las señales de advertencia a las que se debe prestar atención son la falta de interés en la comida, el perro duerme más, se esconde del dueño o lo evitan, y pueden comenzar a lamer excesivamente las patas o masticarse para calmarse", comentó.

La investigación agrega que esta situación afecta de menor manera a los gatos, ya que estos animales tienen un carácter más independiente.

"La diferencia es que el felino, al ser más individualista, no le molesta que lo acaricien mientras se usa el teléfono, pero si se sentirán maltratados si tardas en darle de comer por mirar la pantalla", concluyen.

 

SEGUIR LEYENDO