Click acá para ir directamente al contenido

Jueves 7 de junio de 2018

¿Cómo saber si mi perro tiene frío? Las bajas temperaturas son enemigas de nuestras mascotas

Es un error común pensar que los canes no sienten frío debido a su pelaje.

Es cierto que uno de los errores más comunes de algunas personas es pensar que los perros no pueden sentir frío gracias a su pelaje. Algunos canes tienen una gran capacidad de poder soportarlo y no tienen problemas con estar en la nieve todo el día, sin embargo, hay otros que simplemente no lo toleran.

Al igual que los seres humanos, estos pequeños amigos de cuatro patas pueden sufrir en condiciones climáticas adversas, ya sea cuando haya mucho calor o mucho frío.

Aunque para algunos resulte algo imposible de creer, en la época de invierno no solamente nos debemos preparar nosotros para poder sobrellevar tranquilamente las bajas temperaturas, sino que también debemos estar pendientes de la protección de nuestros perros, ya que de lo contrario, pueden sufrir serios problemas de salud.

¿Cómo puedo saber si mi perro tiene frío? Si tu amigo vive en el interior de tu hogar, puedes notar fácilmente si tiene frío al verlo arrinconado en las zonas más cálidas. Sin embargo, si vive fuera, los síntomas pueden ser mucho más variados.

Si notas que tu perrito presenta algunos de estos síntomas, es que tiene mucho frío:

-Presenta una fuerte sequedad en la piel
-Tiembla
-Respira con lentitud
-Duerme mucho más de lo normal
-Muestra rigidez muscular
-Se mueve de manera lenta

La mejor opción para poder protegerlos en estos tiempos es pasarles una manta o ponerle algún polar o chaleco de perro. A pesar de que muchas personas piensen que se trata de una simple y absurda banalidad, la ropa para perros es algo obligatorio si deseas protegerlos de los males que ocasionan en ellos las bajas temperaturas.

Así mismo, debes permitir que tu mascota se quede en el interior de tu casa. En esta situación se recomienda tener la calefacción en una temperatura adecuada, y prepararle un espacio cálido y acolchado, en el que pueda sentirse cómodo y calentito.

Si tu amigo es muy viejo, debes usar una cama para perros con calefacción, y cobijarlo con una manta gruesa cuando esté acostado. De igual forma, debes mantener el calor en sus articulaciones, ya que en edades avanzadas, esto suele ser un gran problema.

SEGUIR LEYENDO