Click acá para ir directamente al contenido

Jueves 24 de junio de 2021

¡Qué terrible! Mujer casi pierde su nariz y labios tras someterse a tratamiento estético

Leah Morton

Leah Morton, de 26 años, tuvo que ingresar a urgencias para no perder parte de su rostro.

Leah Morton, una mujer de 26 años de Liverpool, reveló que casi pierde su nariz y boca tras someterse a un tratamiento estético que consistía en rellenar dichas partes.

La joven contó que esta situación se produjo después de contraer una enfermedad voraz que mata de a poco la piel, debido a que el procedimiento al que se sometió estuvo mal hecho.

Según contó a medios locales, "ya había tenido relleno en los labios antes, pero decidí que quería hacerme el tratamiento en la nariz porque siempre he odiado la forma que tiene".

A raíz de esta inseguridad se dirigió a una clínica sin nombre el pasado 29 de abril, donde no le advirtieron los riesgos que tenía esta intervención, para luego ponerle la solución directamente en su rostro.

Horas después, cuando se encontraba en su casa, comenzó a sentir "dolor y presión" en la nariz. A la mañana siguiente, se vio en el espejo y se percató que la punta de su nariz era "de un color blanco puro y helada al tacto".

Obviamente, se contactó con el cirujano responsable, quien le aseguró en reiteradas ocasiones que era normal y que no debía preocuparse. Sin embargo, la responsable del procedimiento le dijo que "si estaba tan preocupada, podía llamar a su amiga, quien dijo que era enfermera ella me lo disolvería".

Desafortunadamente, los problemas de Leah solo empeoraron, sintiendo un fuerte dolor mientras veía cómo se disolvía el relleno de su nariz.

Luego que el dolor se hiciera insportable y le aparecieran ampollas blancas alrededor del área, Morton decidió ir a emergencias, donde los médicos le confirmaron que sufría de necrosis y que debían intervenir rápidamente para que no perdiera el labio superior y la punta de la nariz.

Actualmente, la joven está estable, aunque cree que la necrosis le dejará cicatrices permanentes en la cara. "Por lo general soy una chica muy segura de sí misma, pero no he querido salir de mi casa durante las últimas seis semanas" comentó. "Mi ansiedad se ha disparado y he estado tan estresado por todo", agregó.

"Nunca más me volvería a poner relleno en la nariz. Simplemente no vale la pena correr el riesgo", concluyó.

SEGUIR LEYENDO