Click acá para ir directamente al contenido

Jueves 18 de febrero de 2021

Que las acusaciones contra Joss Whedon no nos quiten el legado de Buffy

¿Es posible apreciar una obra a pesar de las transgresiones de su creador? Se abre nuevamente el viejo debate.

"Aunque me enorgullece que asocien mi nombre con el de Buffy Summers, no quiero que lo asocien para siempre con el de Joss Whedon", fueron las palabras de Sarah Michelle Gellar hace unos días atrás, sumándose a las voces de sus compañeras de elenco Charisma Carpenter, Amber Benson, Michelle Tratchenberg y Eliza Dushku, destapandose así el tóxico ambiente de maltrato que se sufría tras las cámaras de una de las series más elogiadas de los noventas.

¿Es posible apreciar una obra a pesar de las transgresiones de su creador? Se abre nuevamente este viejo debate, al que hoy nos enfrentamos tristemente las seguidoras de "Buffy, the Vampire Slayer". Resulta que el "genial" y "feminista" Joss Whedon era nada menos que un egótico maltratador. Y al parecer, todos lo sabían hace mucho tiempo.

Es muy triste confirmar que quienes llevaron a la pantalla esos personajes tan queridos, tuvieron que soportar situaciones abusivas para hacerlos posibles. Como también es terrible aceptar que un personaje que uno admiraba fuese un ser tan cruel y dañino.

Pero así es la vida, con verdades incómodas y moralmente grises. Resulta más difícil aún en el caso de "Buffy", un programa que lleva la bandera feminista, que fue revolucionario para muchas jóvenes y adolescentes.

Sin embargo, 'Buffy' sigue siendo histórica por su representación radical de mujeres empoderadas, ya que casi todas las películas y series de la época mostraban a las mujeres como seres frágiles en vez de heroínas. A pesar de lo que ya sabemos, no se puede negar que 'Buffy' fue eficaz para romper la vieja norma de que la feminidad quivale a debilidad.

Además, mientras que el abuso de Whedon mancha el legado de la serie, la acción unificada que las estrellas de "Buffy" tomaron contra su abusador demuestra que el programa significó mucho más de lo que Joss pretendía. Al desafiar a la industria del entretenimiento opresiva y misógina, como ha sido claramente expuesta a través de movimientos como #MeToo, Charisma Carpenter y compañía resignificaron su experiencia en el set y empoderaron, esperemos, a muchas. A medida que estrellas como Gellar, Dushku y Trachtenberg unieron sus fuerzas, "Buffy" trasciende las pantallas de televisión de finales de los 90 y principios de los 2000 y adquiere una nueva dimensión sin el control de Joss Whedon.

La serie protagonizada por Sarah Michelle Gellar sigue siendo muy importante en la vida de muchos, con sus metáforas, su humor, sus absurdos y genialides de guión, empoderó y representó a una generación e incluso nos enfrentó a temáticas profundas como el duelo, la negación y las fases autodestructivas. Buffy no es perfecta, pero sin duda es un modelo a seguir.

Así que: Adiós Joss Whedon, Buffy es nuestra, es eterna y se queda con nosotros. 

Para quiénes aún no la han visto, les contamos está disponible en el catálogo de Amazon Prime.

SEGUIR LEYENDO