Click acá para ir directamente al contenido

Lunes 9 de agosto de 2021

Niño de Kinder soñaba con un refrigerador lleno de comida y su profesora inició valiosa campaña para cumplírselo

Laurie Gurdan

La profesora logró recaudar la cantidad necesaria de dineros para poder alimentar y ayudar al pequeño y a otros alumnos.

Laurie Gurdal es una maestra que dedica gran parte de su vida a sus alumnos de kinder. Fue en ese contexto que le pidió a los y las pequeñas que revelaran cuáles son sus sueños.

Algunos niños dijeron que querían ser superhéroes, otros médicos y princesas. Sin embargo, hubo un deseo que emocionó enormemente a la docente: uno de sus alumnos sueña con tener un refrigerador lleno de comida.

"Eso me rompió el corazón. No tenía comida en casa", dijo Gurdal, de 45 años. La mujer también contó que la mayoría de sus alumnos pertenecen a familia de escasos recursos, por lo que siempre está pendiente de aquellos que más sufren.

"Me siento muy mal por ellos. Es muy triste", sostuvo la profesora, quien reveló que nunca en sus 21 años ejerciendo había tenido niños que vayan a la escuela diciendo que tienen hambre.

Sin embargo, todo cambió con la pandemia del covid-19, ya que muchos apoderados quedaron sin trabajo, por lo que debían decidir entre pagar el arriendo o comprar comida para su familia.

"Es realmente perturbador. Sé que la nutrición es una parte importante de pensar y poder venir a la escuela, y no preocuparse por cosas como esas", comentó, para luego comentar que comenzó a comprarle bocadillos a los niños con su propio dinero.

"Una vez que les di la comida, sentí que tenían una razón para venir a la escuela y estaban más emocionados de estar allí", dijo. "Realmente los animó".

Aún cuando su gesto fue agradecido por los apoderados de los niños, para ella se volvió un problema, ya que estaba gastando mucho dinero en comida. A raíz de esta situación fue que decidió crear una despensa con alimentos, la que financia gracias a una recaudación de fondos en DonorsChoose, una organización sin fines de lucro que permite a las personas donar a proyectos de aulas de escuelas públicas.

De esa forma, Gurdal recoletó $1,108 dólares. "Me sorprendí mucho. Hay gente generosa ahí fuera", expresó sobre las donaciones, asegurando que gracias a este dinero "los niños están más felices".

"Quiero asegurarme de que mis estudiantes estén alimentados y tengan la energía para venir a la escuela y querer aprender", dice. "Son buenos niños. Quieren aprender", concluyó.

SEGUIR LEYENDO