Click acá para ir directamente al contenido

Jueves 6 de septiembre de 2018

Tras 25 años de matrimonio, su esposo la hizo elegir entre él o sus perros: Ella le pidió el divorcio

No lo pensó dos veces.

Todos los amantes de los animales sabemos que a nuestro lado también debemos tener a alguien que los quiera tanto. De lo contrario, te podría suceder lo que a esta pareja británica, que luego de 25 años juntos decidieron separarse.

Desde muy pequeña, Liz Hazlam fue una niña cercana a los perros. Su madre era criadora de terriers en West Highland y su padre era dueño de una empresa de comida para cachorros. Por esta razón, ella creció enamorada de estos animales.

Bueno, a los 16 años conoció a Mike, con quien comenzó una sana relación y luego, en 1991, se convertiría en su esposo.

Imagen foto_00000014

Con el nacimiento de su hijo unos años más tarde, la pareja decidió mudarse a una granja que les diera más espacio. Entonces Liz tuvo la oportunidad perfecta para comenzar un nuevo negocio: instalar una perrera y cuidar de los animales.

De esta manera nació Beds for Bullies, una organización de rescate animal que se dedica a rehabilitar y buscar nuevos hogares para perros. Una bella labor.

Más de 200 perros han pasado por el centro. Sin embargo, a medida que el negocio crecía, la paciencia de su esposo se agotaba.

"Llegó un punto en que él estaba harto de los perros y quería detenerse, pero esa no era mi intención", contó Liz. Tanto fue el cansancio de Mike, que un día llamó a su esposa para darle un ultimátum: "los perros o yo".

La decisión no era fácil, más aun con todo el tiempo que llevaban juntos. Pero Liz no estaba dispuesta a dejar su vocación, entonces miró a su marido y sin pensarlo dos veces le pidió el divorcio.

Imagen foto_00000015

"Pensé que después de 25 años él debería saber que renunciar a los perros no era mi intención", dijo Liz. "Mi esposo dijo 'soy yo o los perros'. No lo he visto ni he sabido de él desde entonces".

Han pasado 18 meses desde que su marido se fue, y la tarea no ha sido nada fácil. Cada semana llegan nuevos canes y la mayoría necesita atención completa y cuidados permanentes. Liz asegura que no tiene días libres y recién se puede sentar a descansar a las 11:30 de la noche. Pese a esto, es feliz con todos los perritos.

 

SEGUIR LEYENDO