Click acá para ir directamente al contenido

Jueves 7 de febrero de 2019

Se enamoraron perdidamente y se convirtieron en padres de un extraño pero adorable cachorrito

El pequeño se llama Nemo, ya sabrán por qué.

Bailey es un perrito mitad chihuahua mitad pomerano, se caracteriza por ser muy travieso y amigable. Sus dueños han recibido más de una llamada por parte de sus vecinos debido a los amoríos que mantiene en su localidad. Sin embargo, la gran sorpresa se la llevaron ellos mismos cuando su otra perrita, Coco, una enorme mezcla de Mastín Inglés y Francés, dio a luz a un simpático cachorro.

Imagen foto_00000001

Como fue el único de la camada, decidieron llamarlo Nemo, al igual que el personaje de la película que termina siendo hijo único. Ahora todos ellos viven felices con sus dueños Malachi Ferdinand, su hermana mayor Kaya y su madre Sandra Thomas en Inglaterra.

Imagen foto_00000015

Como era de esperar, Nemo ya es el doble de grande que su padre. A sus 4 años, se puede percibir lo curioso de su mezcla de razas. Solo se parece a su padre en el color y todavía no alcanza el tamaño de su madre. Pese a todo, son una familia feliz.

Imagen foto_00000016

"Los paseo a todos juntos y la gente se sorprende. No teníamos idea de que se habían cruzado. Ni siquiera pensamos que eso sería posible debido a su gran diferencia de tamaño. Bailey puede ser pequeño pero tiene una gran personalidad. Se escapa y recibo llamadas de mis vecinos diciéndome que está intentando meterse con sus perros. En cambio Coco es la perrita más tranquila y amable. Nemo resultó ser un perro amoroso y feliz", dice su humano.

Imagen foto_00000017

 

SEGUIR LEYENDO