Click acá para ir directamente al contenido

Miércoles 18 de mayo de 2022

Jenna Fischer y Angela Kinsey de "The Office" revelaron que casi mueren en un capítulo de la temporada 9

Las actrices hablan de esto y más en su nuevo libro.

En la versión estdounidense de The Office no todo fue diversión, según cuentan Jenna Fischer y Angela Kinsey en "The Office BFFs: Tales of 'The Office' from Two Best Friends Who Where There", su nuevo libro.
 
Y es que las intérpretes de "Pam" y "Angela" revelaron que casi murieron dos veces durante "Work Bus", el cuarto capítulo de la novena temporada.
 
En este capítulo, el actor Bryan Cranston fue parte de la dirección y en él los compañeros de Scranton se veían obligados a salir de su edificio y meterse en un "puesto de trabajo móvil" para pasar el día.
 
Según Fischer, "el pequeño autobús del aeropuerto" tenía a los 14 miembros del elenco, a cuatro del equipo, varios escritorios, sillas, lámparas, impresoras, un microondas, un televisor y una cafetera, por lo que era prácticamente imposible estar ají dentro.
 
"¿Qué podía salir mal? ¿Quién iba a predecir que Ellie Kemper se iba a mear en los pantalones o que todo el reparto iba a estar a punto de morir, dos veces?", dice en el libro.
 
"Era un día muy caluroso y cada vez que empezábamos a rodar, había que apagar el aire acondicionado del autobús porque era demasiado ruidoso. Estábamos básicamente en una lata caliente en movimiento y sin aire", añadió.
 
Luego, sostuvo que "pensé que Brian [Baumgartner] y Creed [Bratton] se iban a derretir. Oscar [Núñez] parecía muerto dentro. Además, era una carretera con muchas curvas. Jenna se estaba mareando un poco en el coche a pesar de que tenía una silla orientada hacia delante".
 
"En ese momento, el calor y las náuseas parecían nuestros peores obstáculos", añadieron las actrices, quienes aseguraron que estaban muy asustadan porque, además, en el guion pedían una escena de "Dwight conduciendo como un loco".
 
Esto fue un problema para todos, ya que no habían actores de doblaje. "Nos quedamos y nos dijeron que siguiéramos haciendo lo que habíamos hecho. Y nos pusimos en marcha", dijo Fischer.
 
"Todos íbamos saltando por la carretera, felizmente inconscientes de lo que estaba a punto de ocurrir. Estábamos diciendo nuestras líneas y todo iba bien cuando, de repente, oímos al ayudante del director gritar: '¡Un volantazo!'", añadió Kinsey.
 
Más adelante, "Pam" y "Angela" que toda la escena resultó ser un peligro, pero que una vez finalizado y editado, fue uno de los que más los hizo reír.
SEGUIR LEYENDO