Click acá para ir directamente al contenido

Jueves 10 de febrero de 2022

Especial San Valentín: ¿Canciones tristes para sentirte mejor?

En esta entrega del Día de los Enamorados, algunos nexos entre los quiebres amorosos, la búsqueda de nuevas canciones y la ayuda que nos entregan.

"Canta una canción triste en un lugar solitario", propone Noel Gallagher en "Sad song" de Oasis. Un quiebre amoroso puede ser devastador, doloroso y prolongado, pero también puede generar cosas buenas.

La plataforma Deezer, por ejemplo, realizó en 2018 una encuesta que determinaba que las rupturas sentimentales eran una gran fuente de motivación para descubrir música nueva. Los artistas, discos y singles se convierten en fuertes, en murallas de protección para sanar el corazón.

El 66% de los encuestados -de países como Brasil, Alemania, Francia, Reino Unido y Estados Unidos- expresó que buscar nuevos sonidos y nuevos músicos los ayudaba a combatir el desamor.

Fueron 8 mil adultos los que contestaron la encuesta. De ellos, el 25% buscó nueva música para la reconstrucción de su confianza al terminar una relación sentimental. También para seguir y conocer a gente nueva.

Para los melómanos más enamoradizos, de hecho, un 21% esperaba conocer un artista nuevo o una canción en su primera cita.

La música puede ser capaz de curar algunos de nuestros males, y así lo entendió el 39% de los encuestados, que señalaron que cuando son infelices (o están enfermos) escuchan música nueva para recuperarse.

Las canciones tristes, contradictoriamente a lo que uno podría pensar, pueden convertirse en espacios de superación.

También en 2018, Scientific Reports postuló que llorar con este tipo de temas puede hacerte sentir mejor y elevar tus niveles de felicidad. El cerebro puede llegar a desarrollar un sentimiento de placer, lo que traería una disminución en los niveles de estrés.

Los encuestados se dividieron en dos grupos: los que lloraron y los que no lo hicieron tras escuchar seis canciones que ayudaran a potenciar sus emociones. La conclusión fue que, apoyada por un monitoreo de signos físicos de placer y latidos cardíacos, el llanto de tristeza podía llegar a ser "psicofisiológicamente calmante".

Otros estudios plantean que escuchar música triste puede generar emociones positivas, debido a cómo sentimos y percibimos notas y estructuras consideradas como tal.

Así que si después de un quiebre amoroso quieres escuchar algunas canciones de Adele, puedes estar tomando la decisión correcta... Aunque un amigo o amiga te quiera cambiar la playlist.

SEGUIR LEYENDO