Click acá para ir directamente al contenido

Viernes 18 de junio de 2021

Bajó 77 kilos para ser madre: El impactante cambio de una mujer por un estilo de vida saludable

Gracias a esta pérdida de peso, Laura es una madre activa y saludable.

Una mujer escocesa hizo una gran transformación en su vida después de ver una foto de ella misma en una fiesta.

Tras la repentina muerte de su padre de cáncer en 2010, Laura Neil, recurrió a la comida chatarra en busca de consuelo y casi nunca cocinaba para ella, escribe The New York Post.

La joven se encontraba sumida en la comida y aumentó notoriamente de peso, alcanzando los 143 kilos, lo que afectó directamente a su estado de salud. 

"Estaba deprimida por perder a mi padre. Fue muy repentino, nos dijeron que le quedaba más tiempo del que vivió. Solo comía mucha comida chatarra y comida para llevar, no solía comer una comida normal que hubiera cocinado yo mismo", comentó la joven de 32 años.

El momento en que decidió hacer un cambio fue cuando vio una foto suya de una fiesta a la que había asistido: cuando vio la imagen "rompió en lágrimas".

"Nunca me miré a mí misma. Un miembro de la familia tomó la foto y la subió a Facebook. Sentí que me veía realmente impactante, tenía que hacer algo al respecto", relató.

Aparte de esa foto, el otro motivador de Laura fue su deseo de ser madre.

"Tuve que perder peso para formar una familia, ya que los médicos me dijeron que podría afectar mis posibilidades de quedar embarazada", dijo.

En el primer año de su viaje de pérdida de peso, bajó más de 50 kilos, con un peso de aproximadamente 89 kilos. También quedó embarazada de su única hija, Esme, que ahora tiene 5 años.

Durante el período de embarazo, Neil ganó alrededor de 13 kilos, pero perdió ese peso y más entre 2016 y 2019.

Si bien fueron años de arduo trabajo, Laura finalmente perdió 77 kilos con la ayuda del programa de pérdida de peso Scottish Slimmers y el popular libro de cocina de salud y pérdida de peso "Pinch of Nom". Se redujo en ocho tallas, pasando del 26 a la 10. 

"Me ha cambiado la vida. Tengo mucha más confianza... no salía con mis amigos porque estaba muy avergonzada por mi tamaño y me preocupaba que la gente me estuviera mirando", admitió la mujer que hoy se encuentra con un estilo de vida saludable.

Laura comentó que el perder peso la ayudó a ser una madre más activa. "Llevo a mi hija a nadar y nunca antes me hubiera puesto un traje de baño", puntualizó.

SEGUIR LEYENDO