Click acá para ir directamente al contenido

Viernes 25 de septiembre de 2020

Violador de niños fue azotado con 169 latigazos como castigo

El abusador cayó después de recibir los primeros 52 latigazos.

Un hombre, nombrado como Roni en los informes locales, colapsó en la ciudad indonesia de Banda Aceh tras ser azotado como castigo por violar niños, todo esto bajo las estrictas leyes de la Sharia de la provincia.

Roni debía ser golpeado 169 veces con un bastón de mimbre en un edificio público el jueves, pero no aguantó y cayó después de 52 golpes.

Los médicos forenses dictaminaron que no estaba en condiciones de continuar, lo que significa que será golpeado por segunda vez, cuando se le administren los 117 latigazos restantes. Roni ya había cumplido seis meses de cárcel antes de que se llevara a cabo la golpiza, que había reducido su sentencia de 175 a 169, un latigazo por cada mes tras las rejas.

"Cuando lo azotaron 52 veces, lo encontraron en la espalda derecha con grandes ampollas, si continuaba y era golpeado, los vasos sanguíneos podrían estallar y sangrar", dijo uno de los médicos a IDN Times.

"Es mejor si lo posponemos hasta que la recuperación sea buena y el convicto pueda ser castigado nuevamente", dijeron las autoridades locales. 

Roni fue azotado junto a cinco personas que habían sido condenadas por juego, y cada una recibió ocho latigazos con el bastón. Los azotes se utilizan para castigar una variedad de delitos en Banda Aceh, la provincia más conservadora de Indonesia, y la única que basa su sistema legal en la ley Sharia.

Los azotes se utilizan para castigar una variedad de delitos en Banda Aceh, la provincia más conservadora de Indonesia, y la única que basa su sistema legal en la ley Sharia, que es la ley islámica, que forma parte de la fe surgida del Corán y los hadices, los dichos y acciones del profeta Mahoma.

Los "hudud" son los castigos más duros, reservados para pecados como el adulterio, la violación, la homosexualidad el robo y el asesinato. Estos castigos raramente se llevan a cabo, ya que muchas ofensas deben quedar probadas por confesión o atestiguadas por varios hombres musulmanes adultos.

SEGUIR LEYENDO