Click acá para ir directamente al contenido

Lunes 25 de febrero de 2019

Rescatan a un "perro" de un río congelado y lo llevan a un refugio sin saber que se trataba de un lobo

No importa la especie, merece ayuda de igual manera.

Fueron tres amables trabajadores de la construcción de Estonia que vivieron una increíble aventura el pasado miércoles cuando rescataron a un animal congelado del río.

Rando Kartsepp, Robin Sillamae y Erki Vali estaban trabajando cuando vieron algo que parecía un perro atrapado en la presa, nadando en las aguas gélidas del río Parnu. Tras despejar una ruta a través del hielo, sacaron al animal del agua, lo envolvieron en una toalla y lo metieron en el auto para que se calentara. "Tuvimos que cargar con él por la pendiente, pesaba bastante", recuerda uno de los trabajadores.

Imagen foto_00000014

Los 3 hombres llamaron a unos rescatistas y les dijeron que llevaran al "perro" a un veterinario en la ciudad más cercana. Rando afirma que el animal dormía tranquilamente en el auto, con la cabeza apoyada en su regazo. Según él, estaba calmado y cuando estiró un poco sus piernas, el animal levantó la cabeza un momento. Más tarde, el especialista descubrió que el animal tenía baja presión sanguínea, lo que podría explicar su comportamiento dócil.

Al llegar los trabajadores, los especialistas de la clínica observaron al animal y no sabían qué era exactamente. Fue un cazador de la zona el que les dijo que el animal helado era en realidad un lobo, no un perro dócil, como pensaban. También confirmó que era un macho y tenía cerca de un año de edad.

Poco después de rescatar al animal, la Unión de protección de animales de Estonia publicó en Facebook: "Cuando llegamos a la orilla, el pobre lobo estaba exhausto, congelado y sufría hipotermia. Los hombres corrieron al auto, trajeron una toalla y lo secaron. Luego lo llevaron a la calidez del vehículo y nos llamaron. Fue un desafío para nosotros pensar qué hacer con un perro en apuros a las 8 de la mañana, que podría haber sido un lobo."

Imagen foto_00000015

Imagen foto_00000016

Finalmente el lobo se recuperó y fue devuelto a su hábitat después de que los investigadores de la Agencia nacional medioambiental le pusieran un collar con GPS. La EUPA pagó el tratamiento del lobo y después declararon a los medios: "Estamos contentos con cómo ha terminado esta historia y queremos dar las gracias a todos los participantes, sobre todo los hombres que rescataron al lobo y los veterinarios de la clínica que no tuvieron miedo de tratar y cuidar a este animal salvaje."

SEGUIR LEYENDO