Click acá para ir directamente al contenido

Martes 29 de agosto de 2017

Ñoquis caseros: que este 29 no te falte la receta

Hoy es 29 de agosto y eso indica que es el momento justo para preparar unos exquisitos ñoquis.

¿Sabes cómo nace la tradición de comer los días 29 de cada mes unos ricos ñoquis?

Cuenta la leyenda que un 29 de julio, un joven médico conocido como San Pantaleón, luego de realizar varias curaciones milagrosas, habría anunciado un año de pesca y excelentes cosechas en la mesa de unos humildes campesinos, a modo de agradecimiento por el pan que éstos le ofrecieron en su peregrinación.

El ritual que acompaña a esta tradición, es poner un billete bajo el plato, lo cual simboliza el deseo de nuevas dádivas.

Desde ese día, todos los 29 de cada mes son sólo sinónimo de una cosa: ñoquis.

Aunque tranquilos, igual, siempre es momento para disfrutarlos y comerlos. Si no es 29, puede ser 7, 8 u 9.

A continuación te dejamos esta exquisita receta para que no te quedes sin ellos.

INGREDIENTES
1 kg de papas más grandes y parejas
300 gramos de harina 
2 huevos
Sal y nuez moscada a gusto

PREPARACIÓN
Lava bien las papas y cocínalas con cáscara. Esto es muy importante para proteger la papa y evitar que absorba durante la cocción más agua de la cuenta. De ser así, requeriría más cantidad de harina y se desvirtuaría su textura y sabor.

Cocina las papas al vapor, o en olla a presión (puede llevar 12 a 15 minutos desde de que comienza el silvido), de lo contrario ponerlas en una cacerola con agua fría y cocinarlas hasta que estén tiernas.

Apenas cocidas, retíralas de la cacerola y pélalas Para hacerlo más fácil, pincha con un tenedor y quítale la cáscara con un cuchillo.

A medida que están peladas, pisa con una prensa de puré o pasándolas por un molinillo, todo en caliente para poder pisar bien la papa. Esto es importante ya que una vez fría la papa endurece.

Añade la harina y mezcla hasta incorporarla por completo. Luego, agrega los huevos, sal y la nuez moscada a gusto.

Vierte sobre la mesa y se amasa con las manos con el fin de unir todos los ingredientes. 

Toma pequeñas porciones y siempre ayudándote con un poco de harina, haz rodar la masa hasta formar un rollo fino y largo.

Corta los ñoquis de dos centímetros y medio de largo y acomódalos  en una mesa enharinada o cubierta con un mantel enharinado.

Luego, toma uno por uno y pásalos, siempre enharinados, por los dientes de un tenedor o por el revés de un rallador, presionando con el pulgar ligeramente. Este detalle es, lo que le da a los ñoquis la forma tan característica y tradicional que tienen y que todos conocemos.

Apóyalos nuevamente sobre la mesa enharinada mientras ponemos una olla con abundante agua a fuego medio, tapada.,

Cuando ésta comience a hervir, agrega 2 o 3 cucharadas de sal gruesa. Al cabo de un minuto, vierte con cuidado los ñoquis. 

¿Como saber cuándo están listos? Una vez que éstos comienzan a subir a la supeficie.

Retíralos y sírvelos con la salsa que más te guste o simplemente con aceite de oliva, parmesano y salvia. ¡Exquisito!

¡Bon appetit!

SEGUIR LEYENDO
Tags Comida