Click acá para ir directamente al contenido

Viernes 26 de enero de 2018

Más que una heredera: Princesa saudí lucha para que las mujeres también puedan trabajar

En un país machista donde se exige una férrea separación de los sexos en lugares públicos, ella da la pelea a diario con grandes gestos.

Es una guerrera. Cuando la princesa Reema llegó con su empresa a los almacenes de lujo Harvey Nichols en Riad, capital y principal centro de negocios de Arabia Saudí, despidió a decenas de hombres que trabajaban como dependientes para poder contratar a mujeres en igualdad de proporción.

Su nombre completo es Reema Bint Bandar Al-Saud, hija del miembro de la Casa de Saúd y ex embajador en EEUU Bandar bin Sultan Al Saud. Esta semana llegó al foro de Davos para hablar sobre el futuro de la economía de Arabia Saudí, y especialmente sobre los derechos de las mujeres.

En octubre del año pasado, la empresaria se convirtió en la primera mujer del país en presidir la  Federación Saudí de Deportes Comunitarios, organismo que gestiona actividades deportivas donde participan hombres y mujeres. Sin embargo, en Arabia Saudí las mujeres no pueden hacer ejercicios junto a los hombres y no hay instalaciones deportivas para ellas. Recientemente se les levantó la prohibición para sacar licencia de conducir y hasta el 13 de enero pasado no podían entrar a un estadio de fútbol.

Reema quiere cambiar las condiciones para las mujeres. Por ejemplo, para lograr que pudieran trabajar en el Harvey Nichols de la capital, la princesa creó un sistema de choferes privados que recogían y llevaban a las empleadas todos los días. Además, dio solución a las madres ofreciendo apoyo para el cuidado de los hijos, de esta manera ni sus maridos ni sus suegas las podrían reprochar.

Estudió gestión de museos en la universidad George Washington y trabajó en el Instituto del Mundo Árabe en París y el Field Museum de Chicago, al que su madre, Haifa Al Faisal, había cedido una importante colección de arte árabe tradicional. Tras crecer en Washington D.C, volvió a su país natal para hacerse cargo del negocio familiar.

Se divorció hace 7 años, no le fue fácil tramitar la nulidad por ser mujer, pero lo logró. Vive en un lujoso edificio en la capital junto a sus hijos. Es vecina de sus siete hermanos y sus padres. Viaja seguido a Los Ángeles y es una activa participante de foros y conferencias, desde South by Southwest, hasta la cumbre de la élite en Suiza.

Imagen foto_00000014La princesa Reema junto a Theresa May en la central del equipo olímpico en Riad, abril de 2017.

SEGUIR LEYENDO
Tags Feminismo