Click acá para ir directamente al contenido

Jueves 24 de junio de 2021

NATURALEZA DIVERSA: Conoce NEGUÉN la aplicación que nos invita a conocer nuestra red de vida

En el marco de la peor crisis ambiental de los últimos miles de años, jóvenes chilenos del mundo del diseño, la ciencia y la tecnología, se unen para cocrear una aplicación centrada en vincular  el ecosistema digital y el mundo natural.  La versión de lanzamiento que cuenta con más de 100 especies y describe cerca de 300 relaciones biológicas, ya está disponible en las tiendas de Android y Apple. 

¿Reconoces a las aves de tu plaza? ¿Has visto dónde anidan? ¿Te has preguntado quién poliniza las flores de otoño? Estas son algunas de las preguntas que nos invita a hacernos Neguén, una nueva aplicación móvil desarrollada por chilenos con información científica y reveladora, pero en un lenguaje sencillo.

La App busca llevar a los usuarios más allá de la pantalla, incentivándolos a observar y reconocer a las especies con las que conviven, con el objetivo de promover la colaboración y visibilizar la red de vida de la que forman parte.


Con su nombre, Neguén honra a la cosmovisión mapuche, donde los Ngen son descritos como espíritus guardianes llamados a resguardar el equilibrio de los ecosistemas naturales. A través de ellos, las mujeres y hombres son convocados a cuidar las comunidades silvestres, tanto como las propias.
Hoy, mientras atravesamos la peor crisis ambiental de los últimos miles de años, el llamado de los Ngen a vivir en reciprocidad se vuelve más contingente y necesario que nunca.

La invitación de Neguén es: mira afuera y descubre tu red.

¿Cómo funciona Neguén?

La App combina arte, diseño y tecnología para incentivar a los usuarios a observar su entorno y descubrir las plantas, hongos y animales con quienes comparten el espacio.


Es una aplicación guiada, que a través de ilustraciones incentiva a los usuarios a buscar las especies que habitan su entorno. A medida que las van registrando con la cámara, la aplicación invita a buscar nuevas especies biológicamente relacionadas y a compartir registros con otros usuarios. Como metáfora de una de las funciones esenciales de la naturaleza, la aplicación premia la colaboración y al integrar registros entre usuarios, sus mapas se enriquecen y expanden.
Neguen te ayuda a transformar tu mapa cotidiano, en un mapa vivo, interconectado y biodiverso.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por Neguén (@neguen)


La versión de lanzamiento ya está disponible para android y IOS y cuenta con más de 100 especies y describe cerca de 300 relaciones biológicas. Por ahora están todas en la zona central, que es la con mayor impacto humano sobre los ecosistemas nativos y con menos territorios para la conservación.
Neguén busca llegar a los territorios más poblados de Chile para transformar la manera en que entendemos la naturaleza y la red de vida de la que somos parte.


¿Cómo nace Neguén?


Hoy más de un 80% de los chilenos viven en ciudades y el retroceso de hábitat silvestre ha llevado a una alarmante disminución de encuentros con la naturaleza, lo que para muchos investigadores tiene consecuencias vitales para el desarrollo humano.
El término acuñado es: “extinción de la experiencia”, un fenómeno que conlleva a una separación emocional con la naturaleza, y bajísimos niveles de comprensión e interés del impacto de las personas sobre las especies que sostienen la vida en la Tierra.

Maria del Ángeles Medina, directora del proyecto, explica: “Cada día entendemos mejor cuán importante es pasar tiempo en la naturaleza, darse un momento para observar, para respirar entre los árboles, sumergirse en un lago, cocinar junto a un río... Estas son algunas de las experiencias que tienen un impacto directo sobre nuestro bienestar y funciones vitales, desde el ritmo cardíaco a las capacidades cognitivas. Sin embargo, la vida urbana no siempre facilita esas experiencias”.


El ecólogo Robert Pyle escribió: “La ignorancia colectiva lleva inevitablemente a la apatía colectiva”, dando cuenta del momento en que el que el ser humano se separa tanto de la naturaleza, que deja de importarle. Desde Pyle, investigadores en Chile y el mundo, han profundizado en este fenómeno e indagado en maneras de contrarrestar sus efectos. Las tesis son diversas y de múltiples escalas, pero las atraviesa un factor común: la ecología urbana y las experiencias colectivas son un atajo en el reencuentro del ser humano con la naturaleza.


“Reconstruir nuestro vínculo con la vida de las demás especies es un desafío instalado en el centro de nuestra forma de habitar y de entendernos. No somos sólo individuos compitiendo por espacio, somos comunidades compartiendo desafíos y habilidades”, comenta María de los Ángeles.


En el Media Lab del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), el ingeniero y psicólogo Alex Pentland, desarrolló una investigación para determinar si la calidad del desarrollo de las comunidades humanas dependía más de los individuos o de los grupos de ellos. Pentland descubrió que gran parte del aprendizaje, las validaciones y los sentimientos individuales, son producto de procesos colectivos. Es decir, no son habilidades propias, sino facilitadas por otros, co-creadas ante desafíos grupales.


“Aprendemos más, desarrollamos la empatía y resolvemos mejor los problemas, cuando somos colectivamente inteligentes. En Neguén creemos que la tecnología es un gran posibilitador de aquello, sobre todo si se trata de cambiar la forma en que entendemos la naturaleza”, enfatiza la directora.
Hoy en Chile al haber más teléfonos inteligentes que habitantes, el universo de experiencias de conectividad que posibilitan, los convierte en un dispositivo ideal para diseñar momentos de conexión real con el mundo natural.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por Neguén (@neguen)


Neguén utiliza herramientas sencillas presentes en cualquier teléfono, como los gestos de pantalla, la cámara de fotos y el mapa, para llevar a los usuarios a una experiencia colectiva, en la que colaborativamente son capaces de hacer visible una red que permanece oculta en el cotidiano; una red llamada naturaleza.

SEGUIR LEYENDO