Click acá para ir directamente al contenido

Martes 23 de abril de 2019

Según la ciencia, así es el rostro de un hombre que es infiel

Por si alguna vez te lo preguntaste...

A veces, los hombres están mucho más expuestos si cometen una infidelidad. Según un estudio publicado en la revista británica, Royal Society Open Science, los gestos faciales masculinos dan señales inconscientes de algo que se está ocultando en una relación amorosa

Imagen foto_00000015

Para la realización del estudio, los investigadores pusieron a prueba las características faciales de 189 personas blancas y heterosexuales. Las fotografías masculinas fueron juzgadas por 299 hombres y 452 mujeres, por un lado, y, por el otro, 293 hombres y 472 mujeres calificaron las imágenes faciales femeninas.

En la escala del 1 al 10 debían indicar qué probabilidad de infidelidad poseían estas personas, basándose únicamente en los gestos de la cara.

Los resultados demostraron un nivel superior de infidelidad entre los rostros de los hombres. Aunque eso no es todo. Porque los calificados como más infieles tenían la característica de poseer rasgos faciales más finos que otros, como cejas bien delineadas, mandíbula fuerte y labios delgados.

Imagen foto_00000014

En este sentido, los investigadores se mostraron algo sorprendidos por los resultados, pues el nivel en las muestras de rostros femeninos era realmente bajo.

Para la doctora Kristen Knowles, psicóloga evolutiva de la Universidad Queen Margaret en Edimburgo, la investigación, sin dudas, resulta interesante aunque no concluyente. En una entrevista con The Guardian, Knowles, quien no participó en el estudio, aseguró que los resultados demuestran un vínculo entre la percepción de la infidelidad y de la infidelidad real.

Según la psicóloga, los hombres superaron los resultados porque las mujeres tienen menos "fama" de ser infieles y aseguró que de ninguna manera debe suponerse que un hombre con cara más "fina" es un infiel por naturaleza, ya que afirmar algo como esto, sería reducir al máximo una serie de comportamientos culturales y sociales e incluso genéticos muchos más complejos.

SEGUIR LEYENDO