Click acá para ir directamente al contenido

Lunes 1 de abril de 2019

Perrito rescatado siempre raciona su comida por miedo a que le falte para después

Se nos parte el corazón.

A principios del año pasado, Joice Lamas y su esposo adoptaron a Otávio de un grupo de perritos que habían sido salvados de una familia abusiva donde numerosos perros estaban siendo descuidados. A pesar de que ya estaba en buenas manos, y las heridas en su cuerpo se curaron, Otávio al principio temía al contacto humano.

"Desde el primer momento que lo vimos, nunca hemos estado separados", dijo Lamas. En los meses transcurridos desde que se llevó a Otávio a casa, Lamas lo ha visto florecer. El tímido cachorro que se estremecería cuando alguien se acercara a acariciarlo ahora era feliz con el contacto humano.

Imagen foto_00000014

Sin embargo, no importa cuánta comida ponga Lamas en el tazón de Otávio, siempre deja la mitad. ¿Por qué lo hace? La razón no está del toda clara, pero Lamas sospecha que está relacionado con los años que pasó descuidado. Los tiempos de comida para Otávio pueden haber sido tan escasos, que aprendió a racionar lo que se le dio, o quizás, reservar algunos para los otros perros hambrientos que lo rodean.

Imagen foto_00000015

Con suerte, con el tiempo, Otávio se dará cuenta de que el tiempo pasado ya fue. Su nueva familia está comprometida a ayudarlo en cada paso del camino.

"Necesitan paciencia y mucho amor, porque pueden tardar más en adaptarse", dijo Lamas. "Pero es notable cómo el amor cambia a los animales. Un animal rescatado es mucho más dulce, más agradecido y afectuoso que otros. ¡Son simplemente increíbles!"

 

SEGUIR LEYENDO