Click acá para ir directamente al contenido

Viernes 19 de abril de 2019

¡Ojo con el chocolate! La advertencia del Colegio Médico Veterinario sobre nuestras mascotas en Semana Santa

Los especialistas señalan que las golosinas no son el mejor regalo para nuestros perros.

Falta poco para que se celebre en todo el mundo Pascua de Resurrección y, con eso, que millones de niños reciban los tan esperados huevos de chocolate. Pero, por muy inofensiva que parezca esta celebración, hay algunos integrantes de la familia que podrían salir perjudicados si se animan a comer huevitos de pascua.

Hablamos de las mascotas, específicamente de los perros y los gatos. El Colegio Médico Veterinario de Chile hizo un llamado a buscar otra manera de "regalonear" a nuestras mascotas y explicó que las golosinas en lugar de ser una muestra de cariño, significan un grave daño para ellos.

El riesgo estaría en la teobromina, un compuesto del chocolate que los perros y gatos no metabolizan igual que los humanos. "La dosis tóxica (de teobromina) en ellos es bastante inferior a la que toleramos los humanos, siendo de 300 mg/kilo y 200 mg/kilo en gatos, esto sumado al menor tamaño corporal que tienen los hace más susceptibles de sufrir alguna complicación", explica Luz María Correa, de la comisión de tenencia responsable de la institución.

Dependiendo de la cantidad y del tipo del producto, nuestras mascotas podrían sufrir alteraciones digestivas de distintos niveles. "Los chocolates con un porcentaje de cacao más alto son más dañinos en relación al chocolate de leche", señala la especialista y agrega que "la intoxicación puede llegar a causar cuadros más severos comprometiendo el sistema nervioso central e incluso llevando a la muerte de nuestra mascota".

A raíz de esto, es importante tomar algunas medidas tales como educar a los niños sobre este peligro, recurrir a un centro de asistencia veterinario al observar síntomas en nuestras mascotas en caso de que hayan ingerido chocolate y preferir las golosinas diseñadas especialmente para perros y gatos. 

SEGUIR LEYENDO