Click acá para ir directamente al contenido

Jueves 11 de junio de 2020

Mujer de 87 años llamó a la policía porque tenía hambre y los agentes le cocinaron la cena y la acompañaron

Los uniformados cocinaron unos ricos ravioles.

En Coverciano, Italia, una mujer de 87 años llamó a la policía para pedir ayuda: "Estoy sola, tengo hambre y frío". La jubilada les explicó que su cuidadora no se había presentado y que no tenía forma de prepararse la cena. En ese momento los oficiales italianos asistieron a su casa y no dudaron en cocinarle unos ravioles con salsa. 

Los encargados de contar la historia fueron los mismos agentes que acudieron al domicilio de la mujer, y lo compartieron en la cuenta de Instagram de la fuerza de seguridad, bajo el lema: "Para nosotros esto también es estar presente". Ellos contaron que Elder se comunicó con el 113 alrededor de las ocho y media de la noche, y explicó lo que le sucedía con mucha claridad.

La anciana les dijo que desde hace mucho sufre varios dolores que le dificultad moverse: se encuentra en silla de ruedas y tiene un brazo completamente inmovilizado; por eso le era imposible prepararse la cena. En este sentido, aseguró que cuando su cuidadora le avisó que no podía asistir en un primer momento pensó que podría arreglarse sola por un día, pero que luego le fue imposible.

También les contó que su hijo estaba lejos, en otra ciudad, y que no tenía nadie que la ayudara a cocinar. La policía se dirigió a la casa de Elder y contaron que, al llegar, los vecinos les abrieron la puerta, porque nadie respondía el timbre. Después lograron entrar a la casa y encontraron a la mujer esperándolos en su dormitorio.

Antonio y Giuseppe , los dos policías que intervinieron, le prepararon un plato de ravioles con salsa y se sentaron a cenar con ella. La señora les agradeció infinitamente la ayuda, porque más allá de sus obligaciones como agentes de seguridad, demostraron un gran gesto de humanidad. ¡Esto es lo que el mundo necesita!

Ver esta publicación en Instagram

A #Firenze una signora di 87 anni ha atteso invano il rientro della badante per cena. Con il figlio lontano, si è ritrovata sola in casa e costretta a letto per via della sua patologia. Mentre in lei montava la disperazione ha avuto l'idea di chiamare la Polizia. Una Volante è andata a Coverciano dove risiede la donna e grazie ad un vicino i poliziotti sono riusciti ad entrare in casa con sua grande gioia. I due agenti se la sono cavata bene ai fornelli e hanno preparato un bel piatto di ravioli al sugo che la signora ha mangiato in compagnia⠀ Anche questo è il nostro #essercisempre ⠀ #poliziadistato #poliziotti #squadravolanti #firenze #italianpolice

Una publicación compartida por Polizia di Stato - Italy (@poliziadistato_officialpage) el

SEGUIR LEYENDO