Click acá para ir directamente al contenido

Martes 21 de enero de 2020

Ir al cine es tan bueno para tu corazón como hacer ejercicio, según estudio

Hay que aclarar que uno no reemplaza al otro.

Según un estudio, realizado por la University College London, en Inglaterra, concluyó que el corazón humano concibe efectos similares al momento de ver una película en el cine y hacer un ejercicio ligero.

Debemos aclarar que esta investigación fue financiada por la cadena de cine europea Vue Cinemas y que tomó como muestra a un total de 51 personas, quienes vieron el remake de acción en vivo de Aladdin en versión live action. Mientras veían la cinta, a cada persona se le midió la frecuencia cardíaca y las reacciones cutáneas personales. 

Se encontró que en el cine las personas pasaban alrededor de 45 minutos en una "zona cardíaca sana" con el corazón latiendo entre el 40% y el 80% de su frecuencia máxima.

Lo anterior se explica porque el cuerpo reacciona y es estimulado a medida que su cerebro se sumerge en la película, alcanzando una frecuencia cardíaca similar a lo que podría lograrse con un ejercicio cardiovascular ligero, como caminar a paso ligero o hacer jardinería.

Pero no es todo, porque otro resultado presentado por el estudio es que el corazón de las personas que vieron la película también parecía sincronizarse y latir al unísono, lo que podría crear una sensación de unión.

Por otro lado, las habilidades de resolución de problemas y concentración utilizadas al intentar seguir una trama son un buen ejercicio para el cerebro.

"Las experiencias culturales como ir al cine brindan oportunidades para que nuestro cerebro dedique nuestra atención exclusiva a una actividad. Y en el cine, no hay nada más que hacer que sumergirte, lo que ayuda en el desarrollo de nuestra capacidad de recuperación mental, porque la resolución de problemas generalmente requiere un esfuerzo concentrado para superar los obstáculos", dijo el profesor de neurociencia de la UCL, Dr. Joseph Devlin. Es decir, nuestra capacidad para resolver problemas sin distracciones nos hace más capaces de resolver problemas y nos hace más productivos.

SEGUIR LEYENDO