Click acá para ir directamente al contenido

Miércoles 19 de junio de 2019

Algunos animales se están volviendo nocturnos para evitar el contacto con humanos

Y no los culpamos.

Fueron los ecologistas de la Universidad de California en Berkeley que publicaron un estudio en la revista Science donde indican que los animales están ajustando sus hábitos para evitar el estrés de la invasión humana en su hábitat.

Según la investigación de Kaitlyn M. Gaynor, Cheryl E. Hojnowski, Neil H. Carter y Justin S. Brashares, el crecimiento de la población humana está teniendo una profunda influencia en la forma en que los animales hacen su vida.

Parece que una serie de especies de mamíferos se han vuelto nocturnos en un esfuerzo por evitarnos. Los científicos admiten que esto probablemente funcione para los animales, pero podrían tener "consecuencias a nivel de ecosistema" que aún no entendemos completamente.

Se ha reconocido en el pasado que los mamíferos se han ido adaptando a la presencia de humanos al moverse menos, retirarse a áreas remotas y pasar menos tiempo buscando comida. Todos estos comportamientos alterados contribuyen al estrés general en los animales.

El estudio indica que incluso cosas como acampar y caminar por cerros y laderas podrían tener un efecto negativo en la vida silvestre.

La investigación fue un acumulativo de 76 estudios de 62 especies de seis continentes. Ese análisis reveló un aumento en la nocturna de los animales en respuesta a la perturbación de los humanos por un factor promedio de 1.36.

No importaba qué continente miraban, los hallazgos eran bastante consistentes en todas las especies, hábitats y actividades de los humanos en el área, desde la caza hasta la agricultura.

Si bien esto muestra una notable adaptabilidad en los animales, los científicos advierten que "tales respuestas pueden dar lugar a cambios marcados que se alejan de los patrones naturales de actividad, con consecuencias para la condición física, la persistencia de la población, las interacciones de la comunidad y la evolución".

Algunos de los animales en el estudio incluyeron leones de Tanzania, nutrias en Brasil, coyotes en California, jabalíes en Polonia y tigres en Nepal, muestran una notable diversidad de comportamientos.

Sin embargo, no todo es tan malo. Hay animales que pueden adaptarse a la vida como los búhos nocturnos.
"Los humanos pueden hacer lo suyo durante el día, la vida silvestre puede hacer lo suyo por la noche", agregó Gaynor.

Esto permitiría a los humanos compartir el ambiente con "muchas otras especies que están tomando el turno de noche mientras estamos durmiendo".


SEGUIR LEYENDO