Click acá para ir directamente al contenido

Viernes 15 de mayo de 2020

Elefanta Mara llegó a santuario de Brasil y tocó el pasto por primera vez luego de vivir 25 años en un zoológico

Viajó cuatro días en medio de la pandemia por el coronavirus.

Todos estaba felices. Los acompañantes de Mara, que llegó este miércoles 13 de mayo a Brasil, contaron un poco sobre las primeras horas de la elefanta en libertad.

El animal ya está en el Santuario de Elefantes de Chapadas Dos Guimarães, en el estado de Mato Grosso, su nuevo hábitat en el que pasará el resto de su vida.

Este es un recinto creado para ellos, no tiene jaulas y posee un entorno natural increíble, donde la tierna elefanta podrá convivir con los de su especie por primera vez, tras permanecer más de 50 años en cautiverio, de los cuales 25, pasó en el ex zoológico de Buenos Aires, ahora reconvertido en EcoParque.

El trayecto de 2,700 kilómetros se realizó por tierra y contó con un protocolo de traslado especialmente adaptado a las exigencias sanitarias exigidas a raíz de la pandemia de coronavirus que se vive actualmente en la región.  En este sentido, si bien no fue necesario que Mara realizara un proceso de cuarentena, ya que el mismo fue completado exitosamente en Buenos Aires, deberá pasar un período de adaptación en el lugar que estará a cargo del personal técnico del santuario y tendrá que ver con su nuevo ambiente, dieta y manejo en general.

El tiempo de la adaptación dependerá de la evolución de la elefanta en ese proceso. "Que Mara esté en Brasil es el resultado de una decisión que se tomó cuando se decidió transformar el antiguo zoológico en Ecoparque. Hace unos años se percibía este hito como algo lejano, casi imposible. De todas maneras, se trabajó cumpliendo con todos los requisitos y las regulaciones legales. Con la llegada de la pandemia se adoptó el protocolo, y Mara se dirigió hacia un ambiente natural por primera vez en su vida", dijo Eduardo Macchiavelli, secretario de Ambiente de la Ciudad, explicando el por qué del traslado.

"Mara es una animal muy querido, carismático y emblemático para los vecinos. Que pueda vivir el resto de su vida en ambiente natural es un mensaje y una lección para entender cuál es la relación que tenemos que tener con la naturaleza", sentenció.