Click acá para ir directamente al contenido

Miércoles 1 de abril de 2020

Coronavirus: El drama de una familia con 16 hijos que necesita comprar más de lo normal en el supermercado

Los Bonell son la familia más numerosa de Australia.

Jeni Bonell es la madre de la familia más numerosa de Australia, tiene 49 años y sabe perfectamente cómo lidiar con los problemas. Es que 16 hijos no es menor, tienen entre 4 y 29 años. Sin embargo, el panorama no se ve muy favorable de hace unos días a la hora de hacer las compras en un país que ha establecido límites en la cantidad de productos para llevar.

Siempre que van al supermercado reciben insultos de los demás ciudadanos al ver la cantidad de papel higiénico que llevan.

Residentes en Queensland, la familia Bonell cuenta con un canal de Youtube en el que narran las aventuras y desventuras de estos días. Reconocen que les resulta cada vez más difícil comprar después de las estrictas restricciones impuestas por los supermercados sobre la cantidad de artículos básicos que la gente puede comprar.

La mayoría de las estanterías están vacías y los letreros indican que existen límites de compra para artículos tan imprescindibles como el papel higiénico (solo se permite comprar un paquete por cliente). La familia gastó 345 dólares en su compra semanal, la mitad de lo que habitualmente suele gastar.

En su lista de las compras, esta familia, para una semana, necesita, entre otras cosas: 36 litros de leche, 24 rollos de papel higiénico, seis docenas de huevos, 36 yogures y dos kilos de pasta.

Sin embargo, en esta compra solo pudieron adquirir: dos latas de caldo para sopa (cuando necesitan cinco), dos latas de arvejas, dos frascos de salsa para pasta y dos cajas de cereales. En la carnicería, compraron lo poco que quedaba.

Las Bonell necesitan ayuda y tuvieron que publicar un comunicado: "A las familias numerosas se nos ha arrebatado la posibilidad de comprar comida en la cantidad que NECESITAMOS, no la que queremos. Un paquete de pasta no es suficiente, o la leche, la harina, los huevos o cualquier otra cosa que esté limitada (y comprendemos perfectamente por qué también nos resulta exasperante). Ahora estamos obligadas a ir de tienda en tienda para encontrar productos básicos, a menudo sin encontrar lo que necesitamos, y, si esto continúa, podría ser un gran problema".

"Algunas de estas familias numerosas viven en zonas rurales y tienen que viajar distancias considerables para hacer la compra. Los precios de los alimentos frescos están subiendo rápidamente. Lo estamos viendo en todas partes. No se puede negar. No estamos acaparando, simplemente intentamos evitar viajar todos los días al supermercado y hacerlo solo una vez a la semana para disminuir el contacto social en estos momentos. También queremos que nuestras familias estén seguras", agregan.

La nota de Jeni llega días después que una mujer la insultara por la cantidad de papel higiénico que compraba. Sin saber claro, que tiene 16 hijos esperándola en casa.

SEGUIR LEYENDO