Click acá para ir directamente al contenido

Miércoles 5 de mayo de 2021

Nueva acusación contra Marilyn Manson señala que le cortó el abdomen a una exnovia y le hizo beber su sangre como "un pacto"

"Sobreviví a un monstruo", dijo Ashley Morgan Smithline, una de las 15 mujeres, incluidas las actrices Evan Rachel Wood y Esmé Bianco, que han acusado al músico de abuso sexual, psicológico y físico.

Ashley Morgan Smithline es una de las 15 mujeres, incluidas las actrices Evan Rachel Wood y Esmé Bianco, que han acusado a Marilyn Manson de abuso sexual, psicológico y físico.

"Sobreviví a un monstruo", dijo a People en lo que es su primera entrevista desde que nombró a Manson como su abusador en febrero en una declaración de Instagram.

Según apuntó la mujer, además de ser agredida sexualmente por la estrella de rock en innumerables ocasiones, durante dos años, también la mordió, la azotó, le hizo una esvástica con un cuchillo en su piel y le metió el puño en la boca mientras tenían sexo.

Al igual que otras víctimas, Morgan Smithline contó que fue forzada a hacer un pacto de sangre y la encerró en lo que él llamaba "la habitación de las chicas malas", una pieza de cristal e insonorizada, cada vez que ella "lo cabreaba".

Smithline y Manson conectaron durante el verano de 2010 mientras ella modelaba en Asia. Él se acercó a ella por un posible trabajo de actriz. Mientras hablaban, comenzó a sentir una conexión más profunda. No la atrajo ni su personalidad macabra ni el maquillaje. Por el contrario, se sintió atraída a "su inteligencia infinita". Podían conversar sobre libros de Nabokov, Tolstoy o cine extranjero sin que fuera pretencioso. 

El calvario comenzó cuando llegó a su departamento, al que describió como un "frío y negro refrigerador". En ese espacio, aseguró, fue violada en reiteradas ocasiones y le escribió sus iniciales en sus muslos con un cuchillo, además de otras conductas abusivas.

"Me cortó en el estómago y luego bebió mi sangre. Luego, me hizo beber la suya", expresó sobre el pacto de sangre."Cuanto más dejaba que me lastimara, más lo amaba y más le demostraba mi valía".

La mujer dijo que le costó abandonar ese lugar porque "quería volver a mis términos y tener el control, pero nunca funciona así". Incluso después de mudarse de su casa, continuó viendo a Manson durante los descansos de su gira hasta enero de 2013.

Su proceso de curación no comenzó hasta septiembre de 2020 cuando se reunió con Wood, Bianco y varias de las otras presuntas víctimas de Manson.

"Al estar con las otras chicas, estos sentimientos de culpa y vergüenza han disminuido", dijo Smithline.

Hoy tiene problemas de TOC, terrores nocturnos y trastorno de estrés postraumático. Ella espera que hablar de esto ayude a detener al "monstruo más aterrador del mundo".

SEGUIR LEYENDO