Click acá para ir directamente al contenido

Jueves 13 de mayo de 2021

Madre de menor de 10 meses llevó de urgencia a su hijo al hospital por un orificio en su paladar, pero vivió una tremendo vergüenza

Becky Stiles, una mujer británica de 24 años y mamá de tres niños, contó sus embarazosa experiencia iniciada cuando le cambió el pañal a Harvey.

La preocupación por sus hijos le jugó una mala pasada a Becky Stiles. Esta mujer británica de 24 años, y madre de tres niños, vivió una tremenda vergüenza después de llevar a urgencias a Harvey, de tan solo 10 meses.

La historia comenzó en su hogar en Essex, mientras le cambiaba el pañal al bebé.

Stiles, en el acto, descubrió un extraño orificio de tono rojizo en el paladar del pequeño. Su reacción le hizo temer lo peor.

"Traté de tocarlo, pero él solo me gritó, así que hice que su papá se apresurara en revisarlo", dijo la mujer en conversación con The Sun.

Becky Stiles reveló que la situación la dejó "sudando, temblando y conteniendo las lágrimas", debido a que no sabía bien lo que le pasaba a Harvey ni cómo se había lesionado, supuestamente, de esa forma.

"Lo apuntamos con una linterna y su padre dijo: 'Qué diablos es eso'", recordó.

Los padres concordaron en que lo mejor era llevarlo a un hospital. La sala de urgencias más cercana estaba a 30 minutos en auto, por lo que dejaron a sus otros dos hijos con sus abuelos.

Ya en el centro de salud, el equipo médico estaba listo para llevar a Harvey con un especialista, hasta que una enfermera cambió los planes de todos.

"Después de unos 30 segundos de mirar, dijo: 'Esto es un sticker'". La enfermera puso su dedo en la boca del bebé y le quitó la calcomanía.

"Me reí, estaba temblando y tan avergonzada... Les dije que me sentía como una idiota", expresó Stiles.

La hubiese abrazado, añadió, de no ser por los protocolos anti COVID-19.

SEGUIR LEYENDO