Click acá para ir directamente al contenido

Viernes 29 de octubre de 2021

Madre habló del "valiente regreso" de su hijo de 10 a la escuela tras ser intimidado por disfrazarse de Tony Stark

La historia se hizo viral a nivel mundial, luego de que Jill compartiera la historia en Facebook.

Jill Struckman, una orgullosa madre estadounidense, tiene a todo el mundo hablando de Evan, su pequeño hijo de 10 años, luego de que fuera víctima de bullying en su colegio.

A través de Facebook, la mujer contó que su hijo se disfrazó de Tony Stark, uno de sus personajes favoritos, para asistir a una fiesta de Halloween que había organizado su clase.

Obviamente, ella lo ayudó a vestirse como el personaje de Robert Downey Jr. poniéndole sus característicos lentes, el vestón y la barba.

Pese a que ella y Evan estaban "muy, muy emocionados" por su look, la historia tuvo un giro muy triste cuando el pequeño le contó que sus compañeros de clase le dijeron que "se veía estúpido".

"Veinte minutos después de que subió al autobús, recibí una llamada telefónica de la escuela que me decía que estaba en la oficina y que algunos niños le habían dicho cosas malas. Quería que lo recogiera y estaba muy, muy molesto", comenzó relatando Jill.

Luego, aseguró que su hijo estaba tan herido por los comentarios que recibió que "había ido directamente al baño después de bajarse del autobús y se había lavado la cara para quitarse todo el maquillaje".

"Nunca lo había escuchado con el corazón roto por algo que alguien había dicho sobre él. Es el niño que irá al día de la fotografía con un esmoquin o traje de negocios, y por lo general deja que las cosas se le caigan de los hombres", detalló.

Tras recoger a Evan de la escuela, Jill compartió otra fotografía del pequeño, donde aparece muy triste y sin maquillaje. "Así es como se ve ahora mi pequeño Tony Stark", escribió junto a la postal.

"Ambos tenemos los ojos hinchados por el llanto y estamos en camino para tratar de encontrar un helado. Los niños deben entender que las PALABRAS duelen", agregó en la publicación, que se hizo viral a nivel mundial.

En conversación con People, la madre de Evan sostuvo que él "sabía que se veía genial, simplemente dejó que lo que le decían lo afectara. Le dijeron que todo el mundo pensaría que se veía estúpido y eso le pesaba".

Tras una larga conversación entre ambos, Jill lo incentivó a volver y a no perderse la fiesta, explicándole que los niños muchas veces pueden ser crueles.

Cuando volvió a la escuela, "estaba un poco asustado, pero tan pronto como entramos por la puerta de la oficina, todas las mujeres que no habían visto su maquillaje, dijeron que era tan lindo. Recibió mucha atención positiva de inmediato... y cuando se bajó del autobús más tarde ese día, estaba muy feliz".

Finalmente, Jill comentó que su hijo aprendió mucho de esto, ya que nunca será ese niño que hiere los sentimientos de otra persona.

SEGUIR LEYENDO