Click acá para ir directamente al contenido

Martes 27 de julio de 2021

Lydia Jacoby, la campeona olímpica que viajaba horas para entrenar porque se quedó sin piscina por la pandemia

Lydia Jacoby

La joven de 17 años sorprendió en los 100 metros braza femenino, sobre todo por la historia de esfuerzo que hay detrás de su triunfo.

Este martes, Lydia Jacoby ganó los 100 metros braza femenino de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, derrotando a su compañera de equipo y poseedora del récord en ese evento, Lilly King.

Tras su hazaña, la joven de 17 años conversó con People en medio de una conferencia de prensa en Japón, donde reveló que "tuve que tomarme dos meses de descanso debido al COVID cuando comenzó (la pandemia)".

Estas declaraciones causaron gran conmoción entre sus fanáticos, ya que la deportista olímpica tuvo un difícil período de entrenamiento, pues la piscina a la que asistía, cerró a mediados de 2020.

Al ver sus alas cortadas por el cierre del lugar, Jacoby tuvo que entrenar con el equipo en Anchorage, Alaska, "que está a unas dos horas de mi casa. He seguido yendo y viniendo desde entonces", comentó.

Ese no fue el único desafío que tuvo que enfrentar. La piscina que encontró en Alaska le servía para sus entrenamientos, pero no de la forma que ella esperaba, dado que ésta tiene forma de L, es decir, 25 metros en una dirección y 25 en otra, mientras que las olímpicas miden 50 metros de largo.

Debido a esto, Lidya jamás imaginó que obtendría la medalla de oro, mucho menos que podría superar a su compañera Lilly King, quien se llevó el bronce este martes.

SEGUIR LEYENDO