Click acá para ir directamente al contenido

Jueves 23 de septiembre de 2021

Linda Evangelista sufre una "honda depresión" tras procedimiento estético que la "deformó de forma permanente"

La supermodelo de los 90 reveló que el tratamiento al que se sometió la dejó "irreconocible" y que por eso no continuó su carrera.

Linda Evangelista lleva más de siete años de pisar una alfombra roja, pese a que sigue siendo uno de los máximos exponentes de la moda de los noventa, junto a Cindy Crawford, Claudia Schiffer y Naomi Campbell, entre otras.

Su ausencia en eventos de modelaje siempre ha sido un tema para sus fans, ya que jamás ha revelado por qué se alejó de ellos, hasta ahora.

A través de su cuenta de Instagram, Evangelista reveló que se debe a un problema estético que la ha dejado inhabilitada para seguir ejerciendo su profesión.

"Hoy doy un gran paso corrigiendo un daño que he sufrido y que llevo guardándome para mí misma durante cinco años. A todos mis seguidores, que se han preguntado por qué no he trabajado mientras que las carreras de mis colegas han ido en ascenso, la razón es que estaba brutalmente desfigurada por el procedimiento CoolSculpting de Zeltiq, que hizo lo contrario de lo prometido. Aumentó, que no disminuyó, mis células grasas y me deformó de forma permanente, incluso después de pasar por dos cirugías correctoras muy doloras sin éxito. Me han dejado, como ha descrito la prensa, 'irreconocible'", escribió.

La supermodelo se sometió a un tratamiento usado de forma frecuente en muchos centros de estética y que está pensado para extraer grasa de forma no invasiva, pero que a Linda le resultó mal.

Evangelista, en su misma carta, contó que debido a este procedimiento, que utiliza temperaturas bajo cero para aplicarla en las células grasas y así eliminarlas, "he desarrollado hiperplasia adiposa paradójica, un riesgo del que no me advirtieron antes de someterme al procedimiento".

Esta enfermedad, según reveló, la "ha hecho caer en una rueda de honda depresión, una profunda tristeza y en las más bajas profundidades del autodesprecio. En el proceso, me he convertido en una ermitaña. Con esta demanda, doy un paso al frente para liberarme de la vergüenza, y para hacer pública mi historia. Estoy muy cansada de vivir de esta manera. Me encantaría salir por la puerta con la cabeza alta, pese a que ya no parezca yo misma", concluyó la maniquí, despejando las dudas de sus fans.

SEGUIR LEYENDO