Click acá para ir directamente al contenido

Miércoles 6 de julio de 2022

"Era improbable que Julián sobreviviera": ¿Cómo enfrentar la leucemia de un hijo de solo 2 años?

Andrés Valdivia habló sobre la lucha de su familia que plasmó en el libro "Detén el invierno" en conversación con Entrevistas Play.

El escritor nacional Andrés Valdivia conversó sobre su nuevo libro, "Detén el invierno", donde relata la historia de su hijo Julián, quien a los dos años fue diagnosticado con una leucemia linfoblástica aguda.
 
En conversación con Entrevistas Play, el autor chileno abordó el cáncer de su hijo cuya evolución fue estrechando sus posibilidades de sobrevivir. Sin embargo, se aferraron a este pequeño margen, superando los trances negativos que marcaron su vida.
 
Ahora, a cuatro años del diagnóstico, Valdivia visitó los pasillos, las salas y las habitaciones clínicas que fueron su hogar durante algún tiempo para escribir este libro.
 
Primero que todo, Andrés reveló que toda esta situación tuvo que enfrentarla de manera inmediata, ya que los dolores del niño empezaron a avanzar rápidamente.
 
Una vez que le dieron el diagnóstico, que era una leucemia de alto riesgo, él y su esposa tuvieron que llevarlo a la UCI para que pudieran controlarlo.
 
En su libro, "Detén el invierno", el escritor habla del trasplante de médula de su hijo Julián, el que consiste en resetear la fábrica de sangre del cuerpo. "Ahí estuvimos en la pitilla. Julián se podía morir en cualquier momento", recordó.
 
En algún momento, y dentro de su desesperación como padre, Valdivia le preguntó al doctor de cabecera de su hijo "cómo morían los niños de cáncer", es decir, si era doloroso, si había sangre, si habían convulsiones o si era físicamente violenta.
 
"Son preguntas que los papás no nos hacemos por ningún motivo o que nos hacemos compulsivamente, como yo, en todo momento", afirmó.
 
Sobre el transplante de médula, donde Julián llegó de la peor manera posible, el escritor comentó que hay situaciones en las que te acostumbras a las malas noticias y que él pudo separarlas o clasificarlas dependiendo de la irreversibilidad de éstas.
 
"Mi cabro venía más o menos al trasplante y tú necesitas llegar al transplante en estado de remisión, es decir, sin cáncer en la médula y en el sistema sanguíneo. Pero de un día para otro, a Julián le dolió la guata, lo llevamos a la clínica y el cáncer estaba desatado. Fue bien terrible", dijo Andrés Valdivia.
 
"Cuando tu estay enfrentando un transplante de médula y no estás en remisión... En Chile no existían caso de sobrevivientes. Los niños se morían tres meses después", siguió contando.
 
Aparte, "si un niño pierde su remisión antes del transplante, pierde también su indicación de transplante y este no se hace. Era improbable que Julián sobreviviera".
 
Andrés Valdivia también contó que su hijo comenzó a salir de todo esto en septiembre de 2019, cuando cumplió un año de su transplante de médula, y fue ahí cuando él y su esposa pudieron comenzar a tomarse las cosas con más calma y tranquilidad.
 
Este libro, que nace de las experiencias que contó en Facebook durante el estallido social y la pandemia, fue publicado en junio de este año y se encuentra en varias librerías del país.

SEGUIR LEYENDO