Click acá para ir directamente al contenido

Jueves 14 de octubre de 2021

Jennette McCurdy contó que tuvo anorexia y bulimia durante años: Escondió el trastorno de sus compañeros de "iCarly"

La actriz de 29 años abordó esto en medio de las promociones de su stand up llamado "Me alegro de que mi mamá muriera".

En la misma entrevista en la que reveló que su madre abusó física y emocionalmente de ella, Jennette McCurdy también abordó los trastornos alimenticios que sufrió durante muchos años.

En conversación con People, la actriz confesó que "fui un desastre durante mucho tiempo" debido a la anorexia, atracones y bulimia que sufrió en su adolescencia, los que se agravaron una vez que entró a iCarly.

Según contó, cuando tenía 11 años su madre la obligó a tener una alimentación restrictiva, por lo que comía muy, muy poco. "Mi mamá dijo que podía enseñarme a contar calorías y que podíamos ser un equipo, pero que tenía que mantenerlo en secreto. Pensé que era una oportunidad para que mi mamá y yo estuviéramos más unidas".

"A veces comía menos de mil calorías al día porque quería que mi mamá estuviera orgullosa", dijo, para luego revelar que fue muy difícil para ella aceptar su rol en la serie de Nickelodeon, ya que "la marca registrada de mi personaje es que le encantaba la comida".

"Tenía escenas en las que se suponía que debía estar comiendo y tenían un balde para escupir. Pero me aterrorizaba que todavía quedaran calorías en mi cuerpo", recordó, asegurando que mantuvo su trastorno en secreto dentro del set.

"No creo que ni siquiera me di cuenta de lo intenso que era, pero estoy segura de que todo el mundo simplemente atribuyó [su pérdida de peso] a las fluctuaciones corporales normales", explicó.

Luego, a los 18, cuando a su madre le diagnosticaron cáncer por segunda vez, sus hábitos cambiaron. "Me puse a comer en exceso. Me comía todo lo que tenía a la vista. Quería tanto comer".

Sin embargo, cuando su mamá murió en 2013, comenzó a vomitar frecuentemente. "La bulimia se apoderó de mi vida muy rápidamente. Vomitaba hasta 10 veces al día y no podía detenerme por completo. Pero el ciclo de la bulimia me mantenía insensible. Era un trabajo de tiempo completo, por lo que no había espacio para lidiar con mis problemas o llorar a mi madre".

Ahora, Jennette se encuentra saludable porque "me di cuenta de que destruirme a mí misma no iba a ayudar en nada".

SEGUIR LEYENDO