Click acá para ir directamente al contenido

Jueves 11 de agosto de 2022

Hasta siempre Olivia: La historia de su look más icónico

Una chaqueta de cuero, un peto con los hombros descubiertos y  unos leggins negros… un outfit que parece sencillo pero que lo cambia todo,  porque convierte a la tímida Sandy en una femme fatale. Al ritmo frenético de You're the one that I want, Olivia Newton-John gira, se balancea y electriza con una mirada a un John Travolta literalmente a sus pies.

Para resaltar la evolución del personaje, el diseñador de vestuario de Grease Albert Wolsky quiso crear un contraste cromático impactante: mientras Sandy viste de color pastel durante toda la película, al adoptar el estilo de su novio, destaca sobre el resto de la multitud. En el mundo extremadamente colorido del carnaval en el que se encuentra la pareja, solo tenemos ojos para las dos figuras oscuras que se entrelazan y se turnan para seducirse. 

Pero mientras John Travolta tenía algunos consejos para bailar cómodamente con todos sus disfraces, Olivia Newton-John no. Y es que, por el bien de la autenticidad, los pantalones de “bad sandy”, ya eran vintage durante el rodaje en 1978: tenían entonces casi 30 años y debían ser tratados con sumo cuidado. Olivia Newton-John  narró en su momento sus dificultades  durante el rodaje de esta escena, que duró una semana: "Cuando me probé esos pantalones por primera vez, el cierre estaba medio roto  y Albert no quería que los rompiera  tratando de ponerlos".  ¡En lugar de eso, me cosían cada mañana!”.

Ya  en 2019, Julien's Auctions organizó una subasta especial de Grease ... En total, se pusieron a la venta 500 objetos de la película de Randal Kleiser (kliser) y gran parte de las ganancias se donaron al Instituto de Investigación del Cáncer Olivia Newton-John, un instituto creado por la propia actriz, quien luchó contra el cáncer de mama desde 1992. 

Entre los artículos en subasta, la actriz que interpretó al icónico personaje de Sandy se separó de la chaqueta y pantalón de la legendaria escena final. Venta total de las dos piezas: $405.700 dólares. Pero Olivia Newton-John no se mantuvo alejada de su chaqueta de cuero por mucho tiempo. Y es que el comprador decidió devolvérsela: "Esta chaqueta te pertenece a ti y al alma colectiva de quienes te aman, de quienes eres la banda sonora de sus vidas. No debería estar en el armario de un multimillonario por el derecho a fanfarronear en un club de campo", dijo… Una buena acción que conmovió a la actriz hasta las lágrimas.

SEGUIR LEYENDO