Click acá para ir directamente al contenido

Lunes 22 de octubre de 2018

¿Eres de los que odia el contacto físico? Este estudio revela que no estás mal

Todos conocemos a alguien que prefiere evitar los abrazos.

Todos conocemos a alguien que no es el más cariñoso del mundo. Incluso aquí en Chile es bastante común que los extranjeros se sorprendan al ver que siempre nos saludamos de beso. En otros países del mundo, como Estados Unidos, apenas se dan la mano y, según explica la ciencia, todo esto es normal.

Hay personas que prefieren mantener la distancia y evitar el contacto físico, y según explica un estudio científico, todo tendría que ver con los primeros años de vida. 

La profesora de consejería y educación de consejeros en Northern Illinois University, Suzanne Degges-White, explicó que "nuestra tendencia a participar en el contacto físico, ya sea abrazarnos, darle una palmadita en la espalda o vincular los brazos con un amigo, es a menudo un producto de nuestras experiencias de la primera infancia".

"Abrazar es un elemento importante en la educación emocional del niño", dice el estudio publicado por el medio The Independent y, por ello, los menores que se criaron con papás y personas que daban muchos abrazos, luego crecen y mantienen ese comportamiento.

"En una familia que normalmente no era físicamente demostrativa, los niños pueden crecer y seguir el mismo patrón con sus propios hijos", explicó.

Ahora, Degges-White pone una alerta en los resultados y agrega que un niño que creció sin mucho cariño físico y demostraciones de apego, puede crecer buscando mucho cariño para revertir las falencias de su infancia. 

"Algunos niños crecen y se sienten 'hambrientos' de contacto y se convierten en abrazadores sociales que no pueden saludar a un amigo sin un abrazo o un toque en el hombro", concluye.

SEGUIR LEYENDO